Un niño con desnutrición crónica será con seguridad un ciudadano pobre en el futuro. En Perú esta enfermedad sigue afectando al 18% de los es decir, hay más de medio millón de infantes con . Solo en los departamentos de Cajamarca, Lima y La Libertad hay más de 148 mil niños con este problema, según datos del propio Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis).

La prevalencia de esta enfermedad es tal que al término del gobierno de Ollanta Humala solo se reduciría 8 puntos a 10% la desnutrición crónica infantil, según la meta del Midis, tomando como indicador de referencia el de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Dicha tasa está lejos de 0% que ofreció el mandatario Ollanta Humala cuando era candidato presidencial.

Al respecto, Aníbal Velásquez, director general de seguimiento y evaluación del (Midis), dijo que se requieren S/. 6,013 millones para financiar la lucha efectiva contra la desnutrición y así llegar a la meta. Esa lucha efectiva se puede hacer a través de intervenciones multisectoriales e intergubernamentales.

Ello implica consejería nutricional y suministro de micronutrientes, prevención de enfermedades, instalación de sistemas de agua y saneamiento en domicilio, promoción de lavado de manos con jabón, vacunación, planificación familiar, control de gestante, atención del recién nacido, entre otras.

En el desagregado de ese monto, para atender el 90% de coberturas de las intervenciones efectivas se debe adicionar al presupuesto alrededor de S/. 404 millones anuales, pero sin tomar en cuenta las inversiones en . Para intervenciones efectivas en agua y saneamiento (en zonas de pobreza y extrema pobreza) se requieren S/. 5,604 millones más.

Durante la conferencia "Estrategias para la Reducción de la Desnutrición Crónica Infantil (DCI) en el Perú", mencionó además que la desnutrición crónica infantil no se reduce con programas alimentarios sino con políticas de Estado y acciones basadas en evidencia científica y evaluaciones rigurosas.

Velásquez explicó que la continuación y mejoramiento de políticas basadas en evidencias tiene un impacto importante en la disminución de la desnutrición crónica infantil en el Perú, lográndose reducir hasta la fecha en 10 puntos desde el año 2007, por lo que instó a proseguir con mayor intensidad el trabajo articulado. "Se requiere seguir invirtiendo en las acciones que funcionan y elaborar políticas que trasciendan a los gobiernos", puntualizó.

AnemiaPor su parte, Luis Miguel León García, asesor del , indicó que aunque se ha logrado que las regiones reduzcan su desnutrición crónica infantil y la anemia, existen aún brechas entre las provincias.

Respecto a la anemia, explicó que son los menores de dos años los más afectados. Recordó que la (OMS) ha catalogado la anemia como un problema de salud pública severa cuando está por encima de 40%. Puno tuvo en el 2012 un 74% (66,662) de niños menores de tres años con anemia, mientras que Lima registra un 35% (182 mil niños).

DIXIT"No podemos decir que un Gobierno va a ser el responsable de poder resolver la desnutrición crónica porque es un trabajo de varios años".

"(En el Estado) ya se sabe qué funciona para luchar contra la desnutrición crónica, pero el problema principal es que las intervenciones que sí funcionan lleguen a las personas que más lo necesitan, y ampliar las coberturas en los lugares más recónditos".

Aníbal VelásquezDirector general de Seguimiento y Evaluación del Midis

LAS CLAVES Impacto. La desnutrición crónica es provocada por el insuficiente aporte de calorías y proteínas que puede ocasionar discapacidad mental y física.

Grado. Los tipos de desnutrición en primer y segundo grado se da cuando el niño está entre 10% y 40% por debajo del peso normal para su edad, respectivamente.

Crecimiento. El tercer grado se da cuando hay falta de crecimiento, desarrollo muscular y tejido adiposo.