Pese a que el presidente deslizó en reiteradas oportunidades la posibilidad de la creación de bajo los gobiernos regionales, el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social () descartó la creación de nuevos programas.

Durante la presentación de un informe sobre la reducción de pobreza, la ministra afirmó ayer que, a medida la población que vive en pobreza se reduce, la política social del Gobierno no apunta a la creación de nuevos programas sino a una focalización más "afinada" de los que ya existen.

"Cuando vamos llegando a las cifras de extrema con programas sociales como , vemos que nos estamos acercando a cerrar de alguna manera la población objetiva a la que teníamos que llegar. Tenemos que afinar… y accionar estrategias mucho más focalizadas de las que tenemos", expresó.

Desde Palacio de Gobierno, la alta funcionaria afirmó que su cartera, con la reducción de la pobreza, busca que, eventualmente, los beneficiarios de los dejen de serlo. Pretenden hacer sostenidas y permanente estas salidas.

Asimismo, la titular del Midis afirmó que ya trabaja en la articulación de los programas sociales con otras políticas del Gobierno.

Servicios básicos"No vamos a solucionar la pobreza si solo intervenimos con programas sociales", manifestó ayer la ministra Paola Bustamante, al explicar el impacto de la cobertura de programas sociales en la .

A nivel nacional, la cobertura de los cuatro (agua, desagüe, electricidad y telefonía) asciende a 66.3%, mientras que en el ámbito rural solo alcanza el 24.3%.

Sin embargo, estas cifras constituyen avances respecto a la realidad de años anteriores. Específicamente, la población rural ha sido beneficiada y la brecha del acceso a servicios básicos entre zonas rurales y urbanas se reduce constantemente.

En el abastecimiento del número de hogares con acceso al agua por red pública y pilón alcanza el 85.8% en el 2014, un aumento respecto al 83.2% del 2013.

Aunque a nivel nacional, la cobertura de electricidad subió solamente de 92.1% a 92.9%, en el ámbito rural se incrementó de 71.6% a 74.5%.

En cuanto a la cobertura de telefonía a nivel nacional, esta pasó de 85.5% a 87.3%. En las zonas rurales, este servicio saltó de 63.7% en el 2013 al 69.6% el año pasado.