Invertir en una propiedad en todo el estado de Florida en EE.UU.) podría ser considerado como una buena opción si se tiene en cuenta que el retorno puede ser atractivo por ser una zona turística y de alta demanda en arriendos.

A estos factores se suma que es catalogada como una de las mejores ciudades para seniors, de acuerdo a varios estudios internacionales.

Muchos jubilados llegan aquí desde muchos otros estados o países por el clima, el bajo costo de vida, el buen sistema de transporte y por la amplia oferta de eventos culturales y de comercio, refiere una nota de El Mercurio de Chile.

Según Pablo Ruiz, gerente comercial de WAC Inversiones, invertir en Estados Unidos en bienes inmobiliarios en zonas donde la demanda es inelástica (como en Florida) tiene varios puntos a favor.

"La inversión es en dólares, lo cual es positivo para el momento del ciclo económico mundial y, además, es el país que será el motor de la economía global. Por otro lado, el proceso de compra no es complejo si uno está bien asesorado y las viviendas se arriendan rápidamente", señala.

Tiempo promedio En la corredora internacional de propiedades Miami Tango Investments explican que el mercado de arriendos es bastante fuerte en la zona.

"El tiempo promedio de arriendo es de un mes y la demanda es cada vez mayor tanto por su crecimiento poblacional, como por el auge turístico y cultural que está convirtiendo a la ciudad de Miami en uno de los principales atractivos turísticos y en un polo de inversión a nivel mundial", refiere.

En el reportaje se destaca que los sectores que actualmente concentran la inversión residencial en Florida son Miami, Fort Lauderdale, Palm Beach y Orlando.

Según la gerenta de Estudios de Colliers Chile, Carolina Arrau, las zonas de mayor desarrollo en Miami para el tipo de viviendas enfocadas a adultos mayores o bien para arriendo turístico están en las áreas del Midtown Miami, Miami Beach, Doral, Aventura, Downtown y Miami River.

"Se trata de viviendas en condominios de baja altura y con alto nivel de equipamientos: dos dormitorios, dos baños en su gran mayoría. Algunos de ellos poseen áreas de cuidado para la salud y encuentros comunitarios", indica Carolina Arrau.

Destacan que la mediación de un realtor o corredor de propiedades en Florida es primordial para llevar a cabo la compra. Ellos, además de mostrar casas y departamentos, suelen asesorar en el contacto de un contador para el tema impositivo, de un abogado para crear una corporación (necesario para comprar la propiedad) y administran el arriendo.

Precios De acuerdo al gerente Comercial de WAC, Pablo Ruiz, los precios han vuelto paulatinamente a los niveles de precrisis, sin embargo, si se comparan con una propiedad en Perú, Colombia o Chile, los valores no son muy distintos, "dado que por este lado han subido mucho en los últimos cinco años", señala.

Estos varían de manera importante por barrios, por lo que se puede invertir a todo nivel. Según Miami Tango Investments se pueden encontrar tres tipos de propiedades en la zona. La primera es en condominios con equipamiento. Son viviendas de inversión para arriendo a residentes con contrato anual. Pueden costar desde US$ 50 mil hasta sobre US$ 800 mil con retornos del 7% al 10% anual real.

El segundo tipo son propiedades en edificios de lujo para uso personal o para renta anual y/o temporal. Estos cuestan desde US$ 150 mil.

Por último están los departamentos en "verde" en el corazón de Miami. "Estos permiten pagar el 50% durante la construcción en distintas etapas y 50% a su finalización", dicen en Miami Tango, y se encuentran desde US$ 200 mil.

Por otro lado, en las zonas más exclusivas de Florida, los precios pueden subir incluso hasta un promedio de US$ 7 mil por metro cuadrado, con vista al mar y en primera línea. Por ejemplo, una propiedad a precio venta de US$ 900 mil en un sector exclusivo hoy en día puede ser arrendada de forma permanente a US$ 5.500 al mes.

A este monto, eso sí, hay que descontarle los gastos de administración del edificio (unos US$ 1.000 al mes); la comisión del corredor (US$ 550 al mes, tarifa que suele incluir el cobro de la renta al inquilino, pago del gasto común y envío de reporte informativo al propietario); además del contador (US$ 120 al mes). Restan entonces US$ 3.830 para cubrir los costos de un crédito hipotecario o como rentabilidad y ganancia.