Las ventas de vehículos nuevos seguirán cayendo en el 2016 y sólo se venderán 162,000 unidades aproximadamente, cifra que es menor en 10,000 unidades a los 172,000 que se venderán en el presente año, informó , director de Análisis Sectorial de Apoyo Consultoría.

Recordó que el mercado automotriz del Perú llegó a tener niveles de crecimiento de 36.1% en el periodo 2010 – 2012 pero en el 2013 comenzó a sentirse la desaceleración de la economía peruana y eso provocó que la venta de vehículos baje su crecimiento a 5.5%.

"El año pasado, por primera vez, después de muchos años tuvimos que resignarnos a ver caídas en las ventas del mercado de vehículos nuevos de 7.1% y este año también, ya tenemos la estadística prácticamente completa del año, deberíamos observar una caída bastante similar, alrededor de 8%", dijo.

Durante su participación en el "Encuentro Automotor APP – Proyectando el 2016", organizado por Asociación Automotriz del Perú (AAP), mencionó que son tres las variables "clave" que están detrás de estos descensos.

El primer factor son los niveles de inversión privada en terreno negativo, lo que afecta directamente a los vehículos comerciales y los vehículos pesados.

"A menor inversión hay una menor contratación de gente y por tanto sufren los vehículos ligeros", anotó como segundo factor.

En tercer lugar están las fluctuaciones en el tipo de cambio del dólar, lo que no ayuda porque hay que trasladar para de ese efecto en la cadena de comercialización, lo que provoca un impacto adicional sobre los resultados del sector.

Sin embargo, mencionó que los niveles de caída en la venta de vehículos nuevos en el Perú son "bastante menores" a los registrados en otros países de la región como Colombia, Chile y Brasil.

"Vistos en términos de la región, los niveles de ajuste de mercado no han sido tan drásticos y en parte reflejan que, todavía en términos macroeconómicos, seguimos siendo bastante sólidos", anotó.

MotivosLos motivos que estarán detrás de la caída en las ventas del 2016 son encabezados por el descenso de la inversión privada que, según Albuquerque, seguirá con resultados negativos durante el primer semestre.

"Eso condiciona las perspectivas por el lado del empleo, el empleo formal prácticamente va a tener un estancamiento, y en el caso del tipo de cambio ahí si vemos una ligera mejora relativa, en términos de que la devaluación prevista para el próximo año es bastante menor a la que hemos tenido este año (15%)", enfatizó.

Indicó que la estará en torno al 3% a 5% para el 2016, lo que significará una menor presión para los precios finales de los vehículos.

A esto se suma que las estrategias comerciales aplicadas por las marcas de autos están ayudando a impulsar el mercado, ofreciendo nuevas modalidades de financiamiento.