Módulos Temas Día

The Economist: Startups tecnológicas están reviviendo los préstamos de punto de venta

A los jóvenes no les gustan los grandes bancos. Pero aún quieren (y necesitan) crédito al consumo. Vea qué ofrecen las nuevas fintech del mercado.

movidas financieras

Foto 9 | En próximas semanas SBS sabrá qué tipo de fintech debería ser regulado. ) La Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) cada vez mira con mayor atención la innovación que conllevan las fintech en el mercado financiero. Tan es así que desde hace un año viene analizando qué tipos de fintech existen, cuá- les deberían ser reguladas y cómo se orientaría tal regulación, dijo Óscar Basso, superintendente adjunto de la SBS. Así, en las próximas semanas saldría un documento de trabajo que recopila toda la información sobre el mercado de fintech, adelantó. “La necesidad de una regulación focalizada en aquellos temas que nos interesan es algo que tenemos que hacer ya y que estamos haciendo ya”, enfatizó en el Seminario Internacional de Microfinanzas “Gestión de la Innovación: Transformación Digital, Ética y Valores en las Microfinanzas”, que se realiza en Urubamba-Cusco bajo la organización de la Federación Peruana de Cajas Municipales de Ahorro y Crédito (Fepmac) (Foto: Andina).

Los estadounidenses que compran un colchón en línea pueden encontrar que la selección en Casper, un emprendimiento de colchones con sede en Nueva York, es algo insuficiente. A diferencia de las tiendas tradicionales, que ofrecen docenas de modelos, la startup vende solo tres. Y sin embargo, a los clientes de Casper se les permite elegir en la caja. Aquellos que no pueden pagar con una tarjeta de débito o crédito, o PayPal, pueden pagar a plazos de seis a 12 meses. Aquellos que hacen los pagos a tiempo pueden disfrutar del servicio gratis.

Dichos préstamos de "punto de venta", que han existido durante décadas de una forma u otra, se están volviendo cada vez más populares en Estados Unidos. Los consumidores que anteriormente podían haber financiado grandes compras tales como muebles, productos electrónicos o proyectos de mejoras para el hogar con una tarjeta de crédito ahora optan por pedir prestado en la caja, a menudo con una tasa de interés inicial del 0%.

Estos productos de crédito a corto plazo alguna vez fueron propiedad de grandes bancos como Wells Fargo, que financia compras de consumidores, y Synchrony Financial, un emisor de tarjetas de crédito para tiendas. Ahora las startups tecnológicas están ingresando al mercado con técnicas innovadoras para evaluar y aprobar potenciales prestatarios, a menudo en segundos.

La demanda es impulsada, en parte, por los consumidores más jóvenes. Muchos jóvenes estadounidenses dicen a los encuestadores que no les gustan los grandes bancos. Y parecen haberse asustado del crédito revolvente debido a la crisis financiera; según el Banco de la Reserva Federal de St. Louis, los que tienen 20-35 años tienen aproximadamente un tercio menos de deudas de tarjetas de crédito que la cohorte de la misma edad en el 2001. Pero están dispuestos a pedir prestado en un plazo fijo para compras específicas, como un teléfono o automóvil.

Algunos bancos tradicionales se han apilado en el mercado de puntos de venta. En el 2015 Citizens Financial Group, un banco regional, comenzó a otorgar préstamos en cuotas a los clientes que actualizaban sus iPhone en las tiendas Apple. Su cartera de dichos préstamos de financiamiento comercial creció de US$ 700 millones a US$ 1,200 millones durante el año pasado.

Los millennials que usan iPhone no son los únicos que piden prestado más dinero. En el primer trimestre del 2018, los saldos de préstamos personales en Estados Unidos aumentaron un 18% interanual a US$ 120,000 millones, según TransUnion, una firma de calificación crediticia. La deuda de las tarjetas de crédito, por su parte, aumentó solo un 6%.

Algunos nuevos participantes ofrecen créditos principalmente a través de comerciantes en línea. Muchos se dirigen a jóvenes ricos con términos simples de endeudamiento y asociaciones con marcas de alta gama. Affirm, un prestamista en línea con sede en San Francisco, fue fundado por Max Levchin, cofundador de PayPal. Tiene acuerdos con 1,500 minoristas en línea, incluido Nest, que vende termostatos inteligentes, y Peloton, que vende bicicletas estáticas conectadas a Internet.

Los préstamos de Affirm, que normalmente oscilan entre US$ 500 y US$ 5,000, tienden a tener tasas de interés más altas que las tarjetas de crédito tradicionales. Pero la firma dice que los prestatarios terminan pagando menos porque no están sujetos a tarifas ocultas o intereses compuestos, y tienen una fecha de pago establecida.

Sus cifras sugieren que los comerciantes que usan el servicio ven un aumento de ingresos de 7-12% gracias a los carritos de compras que son más grandes y tienen menos posibilidades de ser abandonados antes de que finalice el proceso de pago.

Otros prestamistas se asocian con vendedores tradicionales. GreenSky, un prestamista con sede en Atlanta fundado en 2006, organiza financiamiento para mejoras en el hogar, procedimientos médicos electivos y otros artículos caros.

En lugar de prestar el dinero, junta comerciantes como Home Depot con bancos como SunTrust y Regions Financial para financiar sus préstamos. Los préstamos se organizan en persona por el minorista o el contratista que realiza la venta, lo que reduce el riesgo de fraude.

GreenSky, que gana dinero cobrando comisiones tanto a comerciantes como a bancos, ganó US$ 326 millones en ingresos y US$ 139 millones en ingresos netos en el 2017. Salió a la bolsa en mayo y ahora tiene un valor de US$ 3,500 millones, convirtiéndose en la cuarta compañía fintech más valiosa de Estados Unidos.

Sin embargo, el entusiasmo de los inversores por los prestamistas en línea puede ser inconstante. LendingClub y OnDeck Capital, dos prestamistas que se salieron a bolsa en el 2014 con la promesa de sacudir la industria bancaria, han tenido problemas con los altos costos de ventas y marketing, y dificultad para encontrar fondos baratos y estables para los préstamos.

Desde su oferta pública inicial, el precio de las acciones de LendingClub ha caído un 82%; OnDeck ha caído un 76%. Ninguna de las dos empresas obtuvo ganancias en el 2017.

GreenSky, que se autodenomina como una compañía de tecnología en lugar de un prestamista, espera tener un mejor desempeño al asociarse con bancos tradicionales en lugar de tratar de ganarles en su propio juego. Eso puede no ser tan llamativo como la estrategia de otras startups fintech. Pero tiene la ventaja de que ya es rentable.

Leer comentarios ( )