Módulos Temas Día

mercados

Tesla muestra que mercado de litio debe calmarse

La noticia conocida esta semana de que Tesla Inc. envió una carta a algunos proveedores solicitándoles el pago de reembolsos para ayudar a la compañía a lograr la rentabilidad sacudió las acciones de los productores de litio.

Tesla

FOTO 5 |

FOTO 5 |

Por David Fickling (*) 

¿No se supone que el litio es un estabilizador del ánimo? Eso ciertamente no es lo que está sucediendo con las acciones de las empresas que producen el elemento utilizado en baterías recargables y medicamentos psiquiátricos.

La noticia conocida esta semana de que Tesla Inc. envió una carta a algunos proveedores solicitándoles el pago de reembolsos para ayudar a la compañía a lograr la rentabilidad sacudió las acciones de los productores de litio.

El índice Solactive Global Lithium, en el que FMC Corp., Albemarle Corp. y Sociedad Química y Minera de Chile SA, o SQM, tienen una ponderación de alrededor de 40%, cayó el lunes 2.1% a su nivel más bajo en 11 meses. SQM perdió 4.8%, mientras que Albermarle descendió 4.1%.

Se puede ver la lógica detrás de estos movimientos. Tesla es la gran bestia del mercado de vehículos eléctricos y las baterías para vehículo eléctricos constituyen la mayor parte de la demanda de litio, ¿no?

Incorrecto. En realidad, Tesla probablemente represente alrededor del 2% de la demanda mundial de litio, y empresas de las que muchos apenas han oído hablar como Samsung SDI Co. son actores mucho más importantes.

No es difícil sacar los cálculos. La mayoría de las baterías de iones de litio contienen entre 70 gramos y 90 gramos de metal de litio por cada kilovatio-hora de producción de energía, según Bloomberg New Energy Finance. Los autos de Tesla tienen paquetes de baterías de 100 kWh en el Model S y el Model X y de 75 kWh en el Model 3, y sus cifras de entrega se publican trimestralmente.

Seamos conservadores y supongamos que cada automóvil vendido tiene la batería más grande disponible, con concentraciones de litio en el tramo más alto de 100 gramos/kWh.

Sobre esa base, Tesla habría consumido alrededor de 1,026 toneladas métricas de metal de litio en el 2017, cerca del 2.4% del suministro mundial estimado por el Servicio Geológico de Estados Unidos de 43,000 toneladas y un aumento marginal frente al 2% en el 2016.

Tesla no publica muchos detalles sobre la química de sus baterías, pero si asumimos una concentración de litio más realista de 70 gramos/kWh, la participación disminuye muy por debajo del 2%.

Samsung SDI, por el contrario, registró ingresos de 4.3 billones de wones (US$ 3,800 millones) de su negocio de soluciones de energía en el 2017.

A los costos promedio del año pasado de US$ 209/kWh, eso sugiere un consumo en el rango de 1,200 toneladas a 1,800 toneladas, dependiendo de las concentraciones.

Los vehículos eléctricos están a punto de transformar el mercado del litio, pero todavía no lo han hecho. Usos para aplicaciones distintas a las baterías tales como cerámica y vidrio, lubricantes y polímeros aún representan más de la mitad de la demanda, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Incluso dentro del sector de las baterías, los vehículos eléctricos solo superarán a los productos electrónicos de consumo como el mayor usuario este año.

Además de eso, Tesla está lejos del mayor actor del mercado de vehículos eléctricos: BYD Co., BAIC Motor Corp. y la alianza de Renault SA, Nissan Motor Co. y Mitsubishi Motors Corp. lideran en términos de entregas de los últimos 12 meses, y BMW AG está avanzando rápidamente.

Tesla tiene una red de proveedores de partes en Asia, que se abastece de baterías de Panasonic Corp., maquinaria industrial del fabricante de robots Fanuc Corp. y válvulas para sistemas de ventilación de Zhejiang Sanhua Intelligent Controls Co. de China.

El precio de las acciones de Panasonic sigue altamente correlacionado con las esperanzas de que el aumento de la producción del Model 3 de Tesla impulsará el crecimiento del beneficio operativo futuro, pero, según las cifras, la compañía estadounidense ha aportado solo alrededor de 2% de los ingresos del fabricante japonés de artículos electrónicos, según datos compilados por Bloomberg.

Hay una lección en eso. La manía que ha llevado a Tesla a una valoración VE/Ebitda futuro de 28.5 –en contraste con una mediana de 7.8 para la industria y múltiplos de 1.6 para Volkswagen AG y 3.1 para General Motors Co.– parece estar infectando otros mercados expuestos a la historia de crecimiento de los vehículos eléctricos.

En realidad, productores como SQM y FMC aún están más cerca de ser empresas de fertilizantes que empresas a la vanguardia de la revolución tecnológica.

La venta masiva de esta semana puede haber sido causada por una reacción irracional a una actualización solo ligeramente sorprendente del infierno de producción de Tesla, pero si el resultado es una perspectiva más realista para los productores de litio, podría ser un acontecimiento saludable.

Los accionistas que quieran dar una vuelta en una acción de Tesla que pasó a modo ridículo están invitados a sentarse detrás del volante. Los inversionistas más circunspectos deberían estar felices de dar un paseo en acciones que viajan de una manera un poco menos agresiva.

(*) Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Tags Relacionados:

Tesla

Elon Musk

Leer comentarios ( )