Kallpa SAB actualizó su valorización de Compañía de Minas Buenaventura (BVN) y recomienda sobreponderar sus acciones dentro de un portafolio benchmark para el mercado local. La SAB establece un precio esperado (valor fundamental) por acción de US$ 32.79, 32.06% por encima de su precio al cierre de hoy, de US$ 24.83.

La valorización incluye el proyecto Conga, cuyas operaciones –estima la SAB– se iniciarían en el 2018. La metodología usada fue la Suma de Partes y consideró operaciones propias, subsidiarias y afiliadas, analizadas bajo una proyección a cinco años del Flujo de Caja Descontado. El proyecto Chucapaca, joint venture con Gold Fields, no se incluyó, porque no cuenta con estudio de factibilidad definitivo.

Kallpa SAB basa su recomendación en los siguientes fundamentos:

1. Exposición a metales preciosos. En el 2012, cerca del 78% de los ingresos de Buenaventura provino de sus ventas de concentrados de oro y plata. Hasta octubre, ocupó el primer lugar del ranking de productoras de oro –considerando la producción atribuible a Yanacocha– y el segundo de productoras de plata.

2. Riesgo Perú. El 100% de las unidades mineras operativas de Buenaventura están en el Perú, lo que constituye un riesgo de concentración geográfica en la región. Sin embargo, ha mostrado interés por iniciar operaciones en México y Chile mediante proyectos greenfield, y podría concretar sus intenciones en los próximos años.

3. Experiencia en exploración reconocida en el mercado. Buenaventura mantiene una política agresiva de inversión en exploración de proyectos greenfield y brownfield. En el 2012 estos gastos alcanzaron los US$ 36 millones y US$ 144 millones, en zonas donde no hubo actividad minera antes y en yacimientos activos u operativos en el pasado. La empresa ostenta una reconocida experiencia en exploración, la cual es valorada por sus potenciales socios a la hora de emprender un joint venture.

4. Estrategia enfocada en mayor rentabilidad. En los últimos años Buenaventura ha empezado a explotar minas de menor tamaño ligadas a una menor inversión y un bajo cash cost. De esta manera, busca mayores retornos para los accionistas y no una acumulación de reservas. A través de joint ventures con otros actores de la industria, busca ampliar sus reservas y diversificar su riesgo.

5. Potenciales catalizadores en el largo plazo. El proyecto Chucapaca, en Moquegua (49% de participación), mantiene: 2.9 MM de onzas de oro, 22.6 MM de onzas de plata y 65,000 toneladas de cobre, el 26% de los recursos atribuibles de oro de la empresa al cierre del 2012. Conga, en Cajamarca (43.65% de participación), tiene reservas atribuibles a Buenaventura por 5.5 MM de onzas de oro, 16.5 MM de onzas de plata y 719,000 toneladas de cobre. Dada su fecha de inicio de producción (2018), solo representa el 8% del valor fundamental establecido por Kallpa SAB.