(Reuters).- El mercado de presentó pocos cambios hoy, con los rendimientos referenciales operando cerca de mínimos en más de un año y medio ante la pérdida de impulso en las acciones de Wall Street, que apoyó la demanda por la deuda pública.

Una caída de los precios del petróleo por debajo los US$ 45 por barril llevó a algunos operadores a apostar que débiles precios domésticos reducirían la probabilidad de que la suba sus tasas de interés este año.

Los persistentes temores sobre una deflación en la zona euro y la inquietud respecto a que Grecia abandone el bloque monetario si el partido de izquierda Syriza gana las elecciones del 25 de enero han apuntalado la demanda por la deuda pública estadounidense desde finales del año pasado, según analistas.

El repunte de los precios de los bonos hizo una pausa en medio de la pérdida de fuerza en las acciones estadounidenses y algunas ventas antes de la subasta de US$ 21,000 millones en deuda a 10 años.

Los retornos se mantuvieron elevados después que la Federación Nacional de Empresas Independientes (NFIB, por sus siglas en inglés) dijo el martes que su índice de confianza subió el mes pasado 2,3 puntos, hasta los 100,4, la lectura más alta desde octubre de 2006.

En una sesión volátil, la deuda referencial a 10 años presentó un rendimiento del 1.910%, estable frente al cierre del lunes, tras tocar un piso de 20 meses de 1.8640%.

Mientras, el retorno de los bonos a 30 años operó en 2.507%, un avance de 1.5 puntos básicos frente a la víspera. El rendimiento tocó más temprano un 2.461%, cerca del mínimo histórico de 2.443% establecido en julio del 2012, según datos de Tradeweb.

La demanda en una subasta de bonos a 10 años resultó por debajo de las expectativas tras una sólida oferta por la venta de US$ 24,000 millones en notas a tres años el lunes.

El Tesoro completará la oferta total de la semana por US$ 58,000 millones con una subasta por US$ 13,000 millones en bonos a 30 años el miércoles.