(Bloomberg).- Las minas, desde Australia hasta Zambia, están confundiendo a los pronosticadores en tanto los precios en baja y las perturbaciones en las minas amenazan con eliminar el excedente mundial de producción.

Empresas como y han registrado accidentes y averías en equipos en tanto anunciaron recortes en el gasto para 2015 que Macquarie Group Ltd. estima en US$ 20,000 millones.

Las reducciones imprevistas implican que las minas pueden llegar a producir menos, al tiempo que cualquier excedente sería absorbido por la ampliación de las reservas públicas en China, el máximo consumidor, demostraron sondeos realizados por Bloomberg a analistas.

Bancos como JPMorgan Chase Co. revisaron los pronósticos de producción conforme los precios flotan cerca de un mínimo en cinco años. Si bien la Oficina de Reservas del Estado en China puede llegar a comprar menos metal que el año pasado, el país utiliza no obstante una de cada dos toneladas que produce el mundo para líneas de electricidad y aparatos electrodomésticos, y no necesitará importar demasiado para liquidar el superávit.

"Supongo que comprarán", dijo Rodrigo Toro, vicepresidente de ventas corporativas de la empresa estatal Codelco de Chile, el mayor productor de cobre del mundo, el 26 de febrero en una entrevista en la Conferencia Internacional del Cobre de Metal Bulletin en Bruselas. "La expectativa que todos tenemos para el precio es que veremos una recuperación".

Comienzo de la recuperaciónLa recuperación ya comenzó. El cobre avanzó 7.3% en la Bolsa de Metales de Londres el mes pasado, el nivel más alto desde setiembre del 2012, y el martes se negoció a US$ 5,838.50 la tonelada métrica. Los precios pueden llegar a aumentar un 13% más hasta US$ 6,600 este año, demostró un sondeo de Bloomberg que abarcó a 10 analistas.

El cobre sigue estando muy por debajo del récord de US$ 10,190 en 2011, y los propietarios de minas comenzaron a reducir la producción luego de una caída de 23% en los precios en los últimos dos años. La producción de este año aumentará 1.5% con respecto al 2014, por debajo de un pronóstico de 6.6% hecho a comienzos del año pasado, dijo JPMorgan el 20 de febrero.

BHP, la compañía minera más grande del mundo, piensa reducir la inversión en proyectos hasta su nivel más bajo desde 2010, luego de reducciones similares de productores colegas como Freeport-McMoRan Inc. con sede en Phoenix.

Rio Tinto, con sede en Londres, dijo que este año la producción será menor de lo esperado en sus minas Kennecott en los Estados Unidos y Barrick Gold Corp., con sede en Toronto, dijo en diciembre que suspendería su mina Lumwana, mencionando los precios más bajos y un nuevo régimen tributario en Zambia.

Olympic DamLas reparaciones necesarias en la mina Olympic Dam de BHP en Australia reducirán hasta 70,000 toneladas la producción de cobre refinado, dijo en febrero la compañía con sede en Melbourne. En Chile, que es el mayor productor, un grupo del sector estima que 168 operadores pequeños cerraron a raíz de los costos en alza y de la caída prolongada en el precio.

Las perturbaciones significan que este año se perderán casi 500,000 toneladas de la producción extraída, dejando un déficit de 245,000 toneladas, dijo el mes pasado Bank of America. Macquarie dijo el 23 de febrero que el déficit de producción en 2015 será de 30,000 toneladas. En enero, el banco había predicho un superávit de 104,000 toneladas, por debajo de una estimación en octubre de 475,000 toneladas.

En una encuesta Bloomberg que abarcó a 15 analistas a fines del mes pasado, el superávit fue estimado en 150,000 toneladas, sin incluir las compras de China para sus reservas. Es un tercio menos que las 223,500 toneladas pronosticadas a comienzos del cuarto trimestre, sobre la base del promedio en un sondeo que abarcó a 10 analistas. China podría comprar unas 200,000 toneladas para inventarios estratégicos este año, según el promedio de los 12 encuestados en la reciente encuesta.

Reservas estatalesEl año pasado, la Oficina de Reservas del Estado compró 1 millón de toneladas de cobre, contribuyendo a eliminar un superávit, estima Bloomberg Intelligence.

En líneas generales, se prevé que el país importará menos metal este año en tanto impulsa la producción local y la economía crece en su nivel más bajo desde 1990.

"La Oficina de Reservas del Estado sólo necesita comprar poco y el mercado ya vuelve a equilibrarse", dijo por teléfono el 23 de febrero Robin Bhar, analista de Société Générale SA en Londres. "Con la salvedad de que la demanda china no se debilite más".

Aproximadamente 40% del cobre que utiliza China termina en su red eléctrica en expansión, estima UBS Group AG. Las inversiones en infraestructura eléctrica crecerán 8.4% este año, dijo el banco con sede en Zurich.

"Los chinos se sienten claramente vulnerables con respecto al cobre", por eso "acopian selectivamente", dijo Jim Lennon, consultor en Macquarie en Londres.

Reservas de LMEAlgunas minas están reduciendo la producción, pero las reservas en los depósitos aumentan debido al menor crecimiento de la economía y a una demanda floja. Los inventarios monitoreados por la Bolsa de Metales de Londres (MLE) crecieron 68% desde finales de diciembre hasta 297,200 toneladas. Podrían alcanzar 600,000 toneladas, dijo Société Générale en un informe en febrero, un indicio de provisiones amplias.

Es posible que los precios estén demasiado altos para alentar un acopio muy grande por parte de China, que históricamente compra cobre cuando algunos productores están perdiendo dinero, según Goldman Sachs. La Oficina de Reservas del Estado quizás espere hasta que el metal se acerque más a los US$ 5,000, dijo el banco.

La Oficina quería cobre en lotes de 20,000 toneladas cada uno, dijeron en enero tres personas con conocimiento directo de la situación. El sondeo Bloomberg de estimaciones de compra para este año se situó en 60,000 a 350,000 toneladas. El año pasado el rango fue de 225,000 a 700,000 toneladas.

"Lo que probablemente han estado haciendo esta vez es comprar gradualmente cantidades menores", dijo Ian Roper, estratego para productos básicos en CLSA Ltd. en Singapur. "Normalmente, cuando compra la Oficina de Reservas del Estado, se sabe que son ellos los que compran y el precio se mueve rápidamente en su contra".