(Reuters).- La probabilidad de que el caiga este año para cotizar en paridad con el , o en niveles más bajos, es de un 30%, según un sondeo de Reuters a estrategas cambiarios, a pesar de las crecientes dudas sobre el momento en que subirán las tasas de interés en Estados Unidos.

Los temores de deflación que han seguido al desplome de los precios del petróleo y las materias primas han llevado a varios bancos centrales a recortar las tasas de interés de manera sorpresiva el mes pasado, y el Banco Central Europeo puso en marcha un programa masivo de compra de bonos soberanos.

Tras el anuncio hecho por el BCE el mes pasado sobre el inicio en marzo de un programa de alivio cuantitativo, el euro alcanzó un mínimo de 11 años de US$ 1.1098 el 26 de enero.

Sin embargo, la moneda única ha ganado desde entonces casi un 1% ante unos débiles datos de Estados Unidos, los que han afectado las expectativas de que la Reserva Federal suba en junio la tasa de fondos federales desde un mínimo histórico cercano a cero.

Los estrategas cambiarios consultados en la encuesta entregaron un promedio de 30% de probabilidades de que el euro estará a la par con el dólar o más bajo durante el 2015. Doce de 42 analistas consultados dijeron que hay un 50% o más de posibilidades de que esto suceda en algún momento del año.

El sondeo de Reuters es el primero desde septiembre del 2010 en el que alguien predice que el euro estará a la par con el dólar o por debajo del billete verde.

En ese entonces, Grecia había pedido su primer rescate y la crisis de deuda soberana en el bloque estaba empezando a consolidarse.

La última vez que el euro cotizó a US$ 1 o por debajo fue en diciembre de 2002. Antes de eso, la moneda única había caído por debajo de US$ 1 al primer año de su existencia, a fines del 1999.

En los últimos años, el euro se ha mantenido muy por encima de la paridad, cotizando a poco menos de US$ 1.40 en promedio durante el 2014.

Pero el tibio crecimiento en Europa, la caída de los precios, un panorama político cambiante y, ahora, una ruta de política monetaria completamente divergente de la Reserva Federal de Estados Unidos han cambiado todo.

"Incluso si la Fed no subiera las tasas, Estados Unidos sigue siendo el destino más atractivo para la inversión", dijo Nick Parsons, subdirector de estrategia cambiaria global del Banco Nacional de Australia.

Según la encuesta hecha a más de 60 estrategas cambiarios, se espera que el euro caiga a US$ 1.13 a fines de este mes y que se debilite a US$ 1.11 en tres meses y a US$ 1.10 en un año.

El dólar terminó el 2014 con un alza de 13% frente a una canasta de importantes monedas a 90,269, su mejor desempeño desde 1997. Se prevé ahora que suba a 98.9 a fines del 2015 por las expectativas del inicio del ciclo de ajuste monetario de la Fed.

TAGS RELACIONADOS