Módulos Temas Día

Prevén continuidad de volatilidad en mercados emergentes

Los inversores que operan en mercados emergentes podrían mostrar un comportamiento ‘en manada’ ante el encarecimiento del dinero, según el Banco Central de Uruguay.

(USI)

Antonio Yonz Martínez

Cusco.- Las últimas semanas se han caracterizado por vaivenes en el tipo de cambio y en los precios bursátiles. Estas muestras de incertidumbre son el efecto de cambios en las políticas monetarias que están aplicando los países desarrollados –o que los inversionistas anticipan que aplicarán–, lo cual marcaría el fin de un periodo de "dinero barato" que se originó como un paliativo a la crisis financiera que estalló a fines del 2008 en Estados Unidos y Europa.

Los representantes de bancos centrales, bancos de inversión y académicos que se reunieron el miércoles y jueves en esta ciudad no buscaban alcanzar consensos sino exponer la realidad financiera y económica que enfrentan sus países –o grupos de países– como consecuencia de la llamada "gran experimentación" con políticas monetarias no convencionales. No obstante, sí se pudieron observar puntos en común en temas como el comportamiento previsto de los mercados en el muy corto plazo.

Por ejemplo, se prevé que la volatilidad continuará, entre otros factores, debido a que según Mario Bergara, presidente del Banco Central de Uruguay, los inversionistas como los fondos de inversión suelen mostrar un comportamiento "de manada" cuando surgen malas noticias –y el encarecimiento del dinero lo es–. Agregó que la dependencia de fuentes externas de financiamiento hace que los países emergentes estén más expuestos a shocks externos, al tiempo que existe el riesgo de que el flujo de capitales se detenga o, peor aún, se revierta.

En un contexto de incertidumbre como el que se vive hoy, el papel de los bancos centrales de los países emergentes será clave para evitar que eventuales movimientos inusuales en el flujo de capitales afecten la estabilidad de indicadores como el tipo de cambio. Y no solo con la aplicación de herramientas de política sino con mayor comunicación con el mercado, una necesidad que ha adquirido mayor relevancia a partir de esta crisis.

Precisamente ayer, el Banco Central Europeo (BCE) comunicó que mantendría su tasa de interés, pero que tenía previsto reducirla en los próximos meses. Este anuncio, que equivale a prolongar el fin de la era de dinero barato, quizá contribuya a generar algo de calma.

Leer comentarios ( )