(Reuters).- El cayó ante un alza de los mercados bursátiles después de que la nueva jefa de la de Estados Unidos, , compartió en la víspera un panorama económico optimista que abrió el apetito de los inversores por los activos de mayor riesgo.

El precio del metal precioso al contado bajó un 0.3%, a US$ 1,286.80, poniendo fin a una racha alcista de tres días. En la sesión previa, cerró con una subida de un 1.3%.

Los futuros del oro en para entrega en febrero cayeron US$ 2.90, a US$ 1,286.90 la onza.

Fuertes compras técnicas hicieron que el oro subiera en la víspera a US$ 1,293.44 la onza, su máximo nivel de tres meses, que hizo que el metal precioso avanzara al mismo tiempo que las acciones. Pero mientras los mercados bursátiles siguieron agregando ganancias, el metal perdía terreno.

El oro usualmente tiene una relación inversa a la dirección de las acciones, dado que el apetito por el riesgo resta interés por el metal, considerado como refugio.

El bien refugio ha subido cerca de un 7% desde el comienzo del año, impulsado por el nerviosismo en mercados emergentes y preocupaciones sobre el crecimiento económico en China.

En el 2013, el metal precioso cayó un 28%, tras una racha alcista de 12 años, mientras la Fed parecía encaminada a reducir sus estímulos de compras de bonos, que habían respaldado los precios.

En otros metales preciosos, la bajó un 0.3%, a US$ 20.15 la onza. El subió un 0.8%, a US$ 1,391.50 la onza; mientras que el avanzó un 0.7%, a US$ 720.22 la onza.