Nueva York/Londres (Reuters).- El luego de que el presidente de la Reserva Federal de , Ben Bernanke, dijo que el banco central aún espera comenzar a reducir su masivo programa de compra de bonos este año.

El lingote subió brevemente por encima de la marca de US$ 1,300 la onza después de que dijo en un testimonio ante un comité del Congreso que dejó abierta la posibilidad de cambiar los planes si el panorama económico empeora.

No obstante, la escalada se disipó rápidamente luego de que Bernanke reiteró que la reduciría las compras de US$ 85,000 millones en bonos al mes este año y que suspendería el programa a mediados del 2014.

El oro al contado cayó un 1.3%, a US$ 1,275.84 la onza, muy por debajo de un máximo de sesión de US$ 1,300.16 la onza. Se trata de la primera vez que el oro opera por encima del nivel de US$ 1,300 en tres semanas.

Los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en agosto retrocedieron 12.90%, a US$ 1,277.50 la onza.

Con esto, el metal precioso ha caído casi un 25% este año, afectado por temores sobre la posibilidad de que la FED reduzca sus medidas de expansión monetaria, que lo han llevado a máximos históricos en los últimos años presionando las tasas de interés a largo plazo y avivando temores por la inflación.

La FED indicó este año que podría frenar su programa de compra de bonos mensuales, pero los comentarios de Bernanke la semana pasada sobre la necesidad de mantener una política monetaria expansiva alentaron una escalada en el oro.

Entre los otros metales preciosos, la cayó un 3.4%, a US$ 19.31 la onza, mientras el bajó un 1.4%, a US$ 1,403.74 la onza, mientras que el retrocedió un 0.3%, a US$ 731.22 la onza.