Los futuros del petróleo caían por debajo de los US$ 109 por barril, debido a un clima más cálido en Estados Unidos y a preocupaciones sobre la creciente agitación en Ucrania, aunque los temores en relación a una interrupción de los suministros de crudo mantenían limitadas las pérdidas.

El petróleo Brent cedía 45 centavos, a US$ 109.07 por barril, al recuperarse levemente de un mínimo intradiario de US$ 108.85. El contrato cerró casi sin cambios durante la noche.

En Estados Unidos el brent perdía 15 centavos, a US$ 102.44 por barril, luego de cerrar con un alza de 76 centavos en la sesión anterior.

Las tensiones mantenían al dólar en máximos de dos semanas, lo que presionaba a materias primas que cotizan en esa moneda, como el petróleo.

El petróleo en Estados Unidos registró un mejor desempeño que el Brent luego de que el dijo que las existencias de crudo en el centro de distribución de Cushing, en Oklahoma, habían caído por cuarta semana consecutiva.

Esto ayudó a reducir la prima del crudo de Estados Unidos frente al Brent a menos de US$ 7 por barril por primera vez desde inicios de octubre.

Las preocupaciones sobre el panorama de consumo en China, el segundo consumidor mundial de petróleo, también presionaban los precios del crudo, luego de que un sondeo de Reuters mostrara que la actividad fabril en ese país se habría expandido sólo levemente en febrero.