La cotización del ha tenido un comportamiento "bastante malo" desde los últimos días de la semana pasada hasta hoy, donde su precio se ha reducido en casi 100 dólares. Y su caída de ayer del 2.7% (), llegó a los US$ 1,558.54 la onza, su menor nivel desde los US$1,558.24 registrados en julio del 2012. ¿A qué responde este comportamiento?

Luis Felipe Arizmendi, presidente de , explica que esto obedece a la sensación general del mercado de que las tasas de interés podrían subir y los precios de los podrían bajar, lo que ha originado que grandes inversionistas reduzcan parcialmente sus posiciones de oro y salgan a vender.

"Si se revisa el comportamiento de los bonos más importantes en los plazos largos, se ve que su precio ha venido cediendo en las últimas semanas, y la tasa de interés (rendimiento) de esos bonos se han situado en alrededor de 3.40%, con proyección a ir a más de 3.6% o 3.7%", señaló Arizmendi en Canal N.

Agrega que como se tiene la idea de que la Reserva Federal de Estados Unidos () va a tener que esterilizar las grandes cantidades de dinero que ha venido inyectando, los grandes inversionistas "los más astutos", están esperando atentamente al ente monetario para empezar a negociar el precio de los instrumentos.

"Como tienen la liquidez en la mano, ella manda. Y como la está desesperada por esterilizar la gran cantidad de liquidez inyectada, se va a dar una pugna en la que el sector privado (grandes inversionistas) va a querer una rebaja en precio de los bonos para poder tomarlos", refiere.

En consecuencia asegura, esto estaría originando que en el corto plazo se esté presentando una venta relativamente fuerte del oro que está bajando su cotización.