Londres (Reuters).- El subió en la jornada de hoy debido a la paralización del Gobierno de Estados Unidos y a la falta de señales políticas para avanzar en negociaciones por el presupuesto y el límite de deuda de ese país, reforzando el atractivo como refugio del metal precioso.

El Gobierno de entró en la segunda semana de un cierre parcial sin un final a la vista, mientras un estancado Congreso enfrenta la fecha límite del 17 de octubre para elevar la autoridad de endeudamiento federal o arriesgar al país a una cesación de pagos.

El oro al contado en Estados Unidos subió un 0.8%, a US$ 1,321.01 la onza, tras alcanzar más temprano su mayor nivel desde inicios de octubre de 1,327.94 dólares.

Los futuros de oro en Estados Unidos para entrega en diciembre cerraron con un alza de 15.20 dólares, a US$ 1,325.10 la onza.

Pese a que las reacciones del oro y de otros mercados financieros al estancamiento de las negociaciones en Washington han sido hasta ahora moderadas, analistas han dicho que el lingote debería beneficiarse con la incertidumbre ante una posible si el Congreso no logra elevar el techo de la deuda el 17 de octubre.

Durante el último debate sobre el techo de la deuda estadounidense en el 2011, el oro alcanzó un máximo histórico de US$ 1,920 la onza. El Congreso llegó a un acuerdo a último momento.

El ya está dividido sobre el presupuesto, lo que ha derivado en una paralización parcial del Gobierno que está golpeando a la economía y demorando la publicación de datos claves.

Respecto a otros metales preciosos, la subió un 2.9%, a US$ 22.28, tras alcanzar más temprano máximos de dos semanas de 22.44 dólares.

El al contado avanzó un 1.2% a US$ 1,396.49 la onza, tras subir un 1.3% el viernes, mientras huelgas mineras amenazaban con golpear el suministro. El al contado subió un 0.4%, a US$ 699.47 la onza.