Nueva York/Londres (Reuters).- Los precios del oro cotizaron estables el jueves, debido a la búsqueda de oportunidades tras la abrupta caída del lingote el día anterior ante los comentarios de la presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos que sugirieron que la tasa de interés del banco central empezaría a subir antes de lo previsto.

Previamente el jueves, bajó ante el avance del dólar por segundo día seguido, luego de que Janet Yellen, jefa de la FED, indicara que la entidad probablemente terminará su programa de compras de bonos en el otoño boreal y las tasas de interés empezarán a elevarse unos seis meses después.

El oro al contado extendió pérdidas hasta los US$ 1,320 la onza, su menor nivel desde el 28 de febrero. A las 1857 GMT, se negoció con un declive de 0.1% a US$ 1,329.84 la onza.

Los futuros del oro en para entrega en abril cerraron con un retroceso de US$ 10.8 a US$ 1,330.50 la onza y el volumen de operaciones estuvo un 10% por encima del promedio móvil de 30 días.

El repunte del lingote estuvo limitado por una menor preocupación de los inversores ante la situación en Ucrania. El presidente ruso, Vladimir Putin, firmó el martes un tratado para convertir a la región de Crimea en parte de Rusia, pero dijo que no tenía planes de capturar otras zonas ucranianas.

Los precios del oro bajaron un 2% el miércoles. Las tasas de interés ultra bajas en Estados Unidos han sido un factor clave para apuntalar al metal hasta alcanzar máximos de varios años.

En cuanto a otros metales preciosos, la plata bajó 1.2% a US$ 20.31 la onza, el platino perdió 0.8% a US$ 1,427.75 la onza y el paladio sumó 0.6% a US$ 766.25 la onza.