Nueva York/Londres (Reuters).- El oro cerró con pocos cambios el miércoles por una toma de ganancias tras haber escalado a máximos de tres meses, cerca de US$ 1,300 la onza, debido a que factores técnicos alimentaron el apetito de los inversores y las esperanzas de que la mantenga un retiro mesurado a sus estímulos.

El oro al contado cotizó con un alza de 0.2% a US$ 1,293.55 la onza a las 1958 GMT, luego de alcanzar un máximo de un mes en US$ 1,295.91. Los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en abril cerraron con un incremento de US$ 5.20 a US$ 1,295 la onza.

El mercado del oro tomó un respiro luego de tres días de caídas consecutivas, después de que la presidenta de la FED, , aclaró que no hará cambios abruptos en el ritmo de reducción de los estímulos monetarios del banco central estadounidense.

El metal borró sus avances previos mientras los inversores tomaban ganancias, luego de que los precios no lograron superar la barrera de los US$ 1,300, según operadores.

La escalada de casi un 1.5% del lingote el martes revirtió su reciente vínculo inverso con las acciones, que se han visto presionadas por las incertidumbres económicas y nerviosismo en los mercados emergentes.

El oro ha subido cerca de un 7% desde el comienzo del año, impulsado por el nerviosismo en mercados emergentes y preocupaciones sobre el crecimiento económico en China.

En el 2013, el metal precioso cayó un 28%, tras una racha alcista de 12 años, mientras la FED parecía encaminada a reducir sus estímulos de compras de bonos, que habían respaldado los precios.

En otros metales preciosos, la plata cayó un 0.2% a US$ 20.19 la onza. El platino sumó un 1.7% a US$ 1,404 la onza y el paladio ascendió un 1.4% a US$ 724.90 la onza.