Nueva York (Reuters).- El se hundió más de un 2.5% porque inversores institucionales vendieron agresivamente el metal después de que un funcionario de la dijo que el banco central estadounidense podría evaluar la posibilidad de reducir su estímulo económico en octubre.

Su precio casi borró un avance de un 4.2% visto el miércoles, luego de que la FED dijo que continuaría con su enorme programa de compra de bonos. La inesperada decisión alentó una ola de compras que llevó al oro a su mayor avance diario en más.

El metal dorado cayó más que la materias primas industriales y las acciones, luego de que el presidente de la FED de St. Louis, James Bullard, dijo que la Reserva Federal de Estados Unidos podría empezar a reducir su masivo programa de compra de bonos en su reunión de octubre en caso de que los datos indiquen una economía fortalecida.

El oro al contado cayó a US$ 1,331.20 la onza.

En la semana, el metal acumuló un avance de casi un 0.5%, luego de ceder gran parte de las ganancias de un 4.2% del miércoles, su mayor alza diaria desde junio del 2012.

Los futuros del oro en para entrega en diciembre cerraron con baja de 36.80 dólares la onza a US$ 1,332.50.

Entre otros de un año la cayó un 5.3%, a US$ 21.82 la onza, el bajó un 2.1%, a US$ 1,427.50 la onza, el perdió un 2.5%, a US$ 713.97 la onza.