(Reuters).- El precio del oro cayó arrastrado por una toma de ganancias tras el repunte del día anterior por el de pasajeros en Ucrania, pero los operadores dijeron que el interés por el metal precioso volverá a crecer rápidamente si las tensiones geopolíticas recrudecen.

El oro, considerado una cobertura contra el riesgo en momentos de incertidumbre geopolítica y financiera, había subido un 1.5% el jueves cuando los inversores dieron marcha atrás con sus apuestas bajistas y buscaron refugio ante una mayor volatilidad en las bolsas, luego que un avión malasio fue derribado en Ucrania.

El viernes todavía los líderes mundiales no habían tomado medidas concretas, aunque pidieron una rápida investigación y justicia para los casi 300 muertos en un incidente que podría marcar un momento crucial en el deterioro de las relaciones entre Rusia y Occidente.

"El oro se vendió porque no parece todavía que la situación vaya a empeorar", dijo Phillip Streible, operador de materias primas de RJ O'Brien en Chicago. "Pero los precios del oro podrían dispararse si las tensiones geopolíticas recrudecen por esto", agregó.

Varios analistas dijeron que los precios del oro deberían beneficiarse también si Israel intensifica la ofensiva terrestre en Gaza contra las milicias de Hamas que dispararon cientos de cohetes hacia territorio israelí.

El oro al contado perdía un 0.6%, a US$ 1,309.87 la onza, en las últimas operaciones, luego de registrar el jueves su mayor avance en un mes.

Los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en agosto cerraron con una caída de US$ 7.50 a US$ 1309.40 la onza, con un volumen alrededor de un 10% menor al promedio de los últimos 30 días, según datos preliminares de Reuters.

En cuanto a otros metales preciosos, el platino al contado cayó un 0.6% a US$ 1,483.25 la onza, mientras que la plata bajó un 1.1% a US$ 20.82 la onza, después de subir casi un 2% el jueves.

El paladio perdió un 0.3% a US$ 878 la onza, pero se mantuvo cerca de su máximo desde el 2001 después de que Estados Unidos impuso sus sanciones más duras hasta el momento contra Rusia debido a la violencia en Ucrania.