El cayó casi un 1%, alejándose de un máximo de cuatro meses, debido a que la firmeza del dólar y un aumento en la venta de disminuyeron el atractivo del lingote como refugio seguro.

El metal precioso aceleró las pérdidas después de que el Departamento de Comercio dijo que las ventas de viviendas unifamiliares nuevas en Estados Unidos subieron casi un 10% a un máximo de cinco años y medio en enero.

En la víspera el oro había registrado una racha de cuatro sesiones al alza, lo que hizo subir al lingote más de un 2% debido a que decepcionantes datos de precios de las casas en Estados Unidos y la confianza del consumidor avivaron las preocupaciones sobre el ritmo de la recuperación económica.

El oro al contado tocó su nivel más alto desde el 30 de octubre a US$ 1,345.35 la onza, antes de caer un 0.8% a US$ 1,328.80, su mayor pérdida en un día en casi un mes.

Los futuros del oro para abril en Estados Unidos cedieron US$ 14.70, a US$ 1,328 la onza.

También presionaban los precios del oro las noticias de que las desde Hong Kong a China cayeron un 5.4% a 89.745 toneladas en enero, desde 94.847 toneladas en diciembre, reflejando una desaceleración de la demanda desde niveles récord en 2013.

Entre otros metales preciosos, la plata cayó un 2.6%, a US$ 21.26. El platino cedió un 0.8%, a US$ 1,422.10 la onza, y el paladio perdió un 0.5%, a US$ 728.75 la onza.