Londres (Reuters).- Los precios del níquel alcanzaron hoy su precio más alto en una semana ante las preocupaciones de que la temporada de tifones en Filipinas pueda perjudicar los suministros y alentar una escasez del metal.

El país, que ha sido un proveedor clave de mineral de níquel tras una veda impuesta por Indonesia, fue azotado la semana pasada por el tifón Hagupit que destruyó casi 16,500 casas y dejó 11 muertos.

El níquel a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres alcanzó máximos de sesión de 16,860 dólares por tonelada, el nivel más alto en una semana, y sumaba 0.6%, a 16,795 dólares a las 1039 GMT.

El níquel, que escaló un 2.6% el viernes, ha subido un 21% este año luego de que Indonesia prohibió las exportaciones de minerales sin procesar.

La mayoría de otros metales básicos cotizaban con leve alza, impulsados por las expectativas de que China podría actuar para reactivar su economía.

El crecimiento económico de China podría ralentizarse en el 2015, dijo el banco central. Las esperanzas de que China flexibilizará su política monetaria han colocado un piso en los precios de los metales.

La persistente caída del petróleo y el avance del dólar, no obstante, han presionado al mercado, dijo un analista.

El cobre en Londres subía 0.2%, a 6,501.75 dólares por tonelada. El metal ha caído un 12% este año ante los pronósticos de que mayores suministros mineros alentarán un superávit.

En tanto, el estaño sumaba 0.6%, a 20,480 dólares por tonelada tras las advertencias de menores suministros desde el importante productor Indonesia.

Es probable que las restricciones a las exportaciones indonesias dificulte los embarques desde el mayor exportador mundial hasta el primer trimestre del 2015 y podría alentar un déficit en el mercado de estaño.

TAGS RELACIONADOS