Los operadores observan con atención el proyecto del G7 de implementar un mecanismo que ponga un tope a nivel mundial al precio del crudo ruso.
Los operadores observan con atención el proyecto del G7 de implementar un mecanismo que ponga un tope a nivel mundial al precio del crudo ruso.

Los precios del petróleo volvieron a subir el lunes en un mercado que se hizo a la idea de una desaceleración económica mundial y vuelve a concentrarse sobre la oferta de crudo, que sigue sin colmar la demanda.

El precio del barril de Brent del mar del norte para entrega en agosto subió así 1.74% a US$ 115.09 en Londres.

En tanto el West Texas Intermediate (WTI) para igual entrega subió 1.81% a US$ 109.57 en Nueva York.

Según Daniel Ghali, de TD Securities, el mercado sale de una dinámica en la cual “los temores de recesión fueron el catalizador de las ventas en las últimas semanas”.

El miércoles, el WTI rozó los US$ 100.

El mercado está listo para un repunte”, sostuvo Ghali, quien menciona el desfase entre la reciente caída de precios del crudo y los precios de la gasolina y el diesel que se mantienen en niveles históricamente altos.

Digerimos malas noticias la semana pasada” sobre el estado de la economía “pero al final, no parece que una solución esté cerca para Ucrania y eso no augura nada bueno para los precios en un futuro cercano”, añadió Stephen Schork, analista y autor del Schork Report.

Según Ghali, el mercado no espera sorpresas de la reunión del jueves de la OPEP y sus aliados reunidos en la Opep+.

Los operadores observan con atención el proyecto del G7 de implementar un mecanismo que ponga un tope a nivel mundial al precio del crudo ruso.

TAGS RELACIONADOS