La exitosa en el mercado internacional es solo un ejemplo de la oportunidad de financiamiento que tienen las empresas peruanas a nivel global. Melvin Escudero, CEO de El Dorado Investments y director de la Maestría en Finanzas de la , asegura que –en un contexto de crisis, en el que "las tasas de interés están por el piso"– el Perú se ha convertido en un refugio por su seguridad y su alta rentabilidad.

"Países como Perú, que están , le dan la seguridad a los inversionistas de que les van a devolver el dinero en los plazos –explicó–. La Reserva Federal cercanas a 0 en el corto plazo y, en el largo plazo, por debajo del 2%. Los bonos de Coazúcar (a través de los cuales la empresa recaudó US$ 325 millones) pagan 6.375% y los de cualquier otra empresa peruana que haya emitido recientemente a nivel internacional, entre 5% y 7%".

El problema no es la rentabilidad. Las tasas , incluso, si la emisión es local, donde oscilan entre 6% a 10%. Sin embargo, pese al buen momento y a las ventajas del financiamiento para las empresas –menores costos frente a los préstamos bancarios y mayores plazos–, a los niveles esperados ni aprovecha adecuadamente la coyuntura internacional.

"En el Perú, estamos como en Estados Unidos en los setenta, cuando el sector bancario representaba el 80% del financiamiento –asegura el CEO de El Dorado Investments–. Hoy en día es al revés: representa entre el 20% y 30%. El resto es mercado de capitales". Se trata de una situación inadmisible para el Perú –sostiene–, si se considera el ritmo de crecimiento de las empresas, que es de entre tres y seis veces al del PBI, por lo que "el financiamiento está a la orden del día".

"Con , los bancos han venido creciendo en los últimos diez años a un ritmo de entre 15% a 18% anual. Era de esperarse que el mercado de bonos corporativos creciera en esos porcentajes. Sin embargo, en alrededor de US$ 1,500 millones por año. Hoy, el stock total de bonos corporativos está en uno 6,000 millones de dólares", destacó el experto. ¿Qué falta por hacer?

El camino a seguirPara Melvin Escudero, no solo es necesaria una mejor regulación, sino también un del mercado –estructuradores, colocadores y distribuidores–, quienes deben hacer más atractivos los productos. A ello se le suma la apertura a nuevos mecanismo de emisión, como , a través de las cuales las empresas solo tendrían que 'abrir sus números' a los inversionistas institucionales que muestren interés en su emisión. La mesa está servida.