La volatilidad sobre el va a continuar, pero hacia fin de año tendería a estabilizarse en 2.80 soles. Así lo estimó , quien además proyectó que el próximo año el dólar cerraría entre 2.80 y 2.90 unidades.

La variable clave para el valor de la divisa verde serán los anuncios de la , sobre cuándo y en cuánto reducirá su paquete de estímulo monetario. Este ha sido uno de los principales factores que ha impulsado el tipo de cambio en las últimas semanas y tendría efectos posteriores.

Otro aspecto importante es el que muestra el Perú. Esto, en términos simples, significa que están saliendo más dólares del país de los que entran, lo cual lo vuelve escaso y hace subir su precio. Inteligo proyecta este déficit en 4.7% del PBI para este año.

Cuando se concrete el rumbo que la FED tomará anticipó, puede haber un alza muy pronunciada de corto plazo, pero hacia fin de año se revertirá porque los bancos se sentirían cómodos con sus posiciones en dólares.

Para el próximo año, un mayor déficit en cuenta corriente (el estimado es de 5.1% del PBI) haría que el billete estadounidense cierre entre 2.80 y 2.90.