Atenas (Reuters).- Grecia anunció que gastará 10,000 millones de euros (13,000 millones de dólares) en una recompra de bonos con un rango de precios mayor a las expectativas del mercado, lo que elevó las esperanzas de que podrá reducir su deuda y destrabar la entrega de un paquete de ayuda financiera.

La recompra de bonos es fundamental en los esfuerzos de los acreedores internacionales de por poner la deuda del país en un nivel sostenible, y su éxito resulta esencial para desbloquear los fondos que Atenas necesita para evitar quedarse sin efectivo.

Las expectativas de que el plan atraiga a suficientes inversores para recortar la deuda griega en un valor neto de 20,000 millones de euros – alrededor del 11% del PIB – se incrementaron luego de que Atenas ofreciera (una prima a los precios del mercado, lo que generó una serie de compras en bonos griegos).

"Esto indica que realmente quieren que el canje tenga éxito", dijo Ricardo Barbieri, estratega de Mizuho.

"Algunos inversores podrían verse tentados a participar en por la posibilidad de simplificar su posición, ya sea para mantener su exposición a Grecia o para contar con la oportunidad de salir por completo de sus posiciones a un nivel mejor al del cierre del viernes", agregó.

La recompra se realizará a través de un sistema de subasta holandés modificado en el que los inversores declaran en qué nivel están dispuestos a vender sus bonos antes de que Atenas fije un precio final.

El sistema crea una competencia entre los inversores, puesto que cualquier que ingrese en la oferta en el punto más alto del rango de riesgos quedará afuera, y eso permite a Atenas evaluar la demanda antes de fijar un precio.

Grecia fijó una banda mínima para el precio del 30.2 al 38.1% y una máxima del 32.2% al 40.1%, dependiendo de los vencimientos de las 20 series de bonos en circulación.

Esto significa una diferencia de dos puntos porcentuales entre el precio máximo y mínimo de cada bono ofrecido.

Los precios son muy superiores a los niveles de los bonos griegos que podían acogerse a la recompra al cierre del 23 de noviembre, a pesar de que los prestamistas de Grecia dijeron la semana pasada que no esperaban que los bonos pudieran adquirirse por encima del precio de cierre de esa fecha.

Los bonos, que tienen un valor nominal de 63,000 millones de euros, cerraron en un rango que va de 25.15 a 34.41 centavos poreuro en esa fecha de acuerdo con datos de Reuters.

Ese rango de precios se volvió irrelevante luego de que los precios de los bonos griegos subieron en el mercado secundario, obligando a Atenas a ofrecer más para asegurarse el interés suficiente, dijo un funcionario del Ministerio de Finanzas griego.