Módulos Temas Día

Fusiones y adquisiciones de firmas eléctricas están que arden


La industria registró un total combinado de US$ 68,200 millones en adquisiciones en 2017, la mayor cantidad en una década, según datos compilados por Bloomberg.

IC Power

En Perú, IC Power tiene el 75% de las operaciones de la termoeléctrica Kallpa, al sur de Lima. (Foto: IC Power)

(Foto: IC Power)

Hay pocas cosas que ilustran mejor cuán excepcional fue el año 2017 para los acuerdos entre las compañías eléctricas de América del Norte que esto: ni Berkshire Hathaway, del multimillonario Warren Buffett, pudo quedarse con una oferta ganadora.

La industria registró un total combinado de US$ 68,200 millones en adquisiciones en 2017, la mayor cantidad en una década, según datos compilados por Bloomberg.

Y dado los bajos precios de la electricidad y los ajustados márgenes de ganancias, los analistas dicen que la ola de compras continuará este año a medida que la industria sigue consolidándose.

El premio mayor del año pasado fue Oncor Electric Delivery, el mayor operador de líneas de transmisión de Texas.

Había atraído al menos a cuatro interesados en los últimos años, incluida la filial de energía de Berkshire dirigida por Greg Abel, quien a menudo se menciona como posible sucesor de Buffett, de 87 años.

Abel hizo una oferta completamente en efectivo avaluada en US$ 18,200 millones, que incluía asumir la deuda de Oncor. Pero Sempra Energy ofreció US$18.800 millones y Abel se negó a subir la apuesta.

"Es un mercado de vendedores", dijo William Lamb, socio de la firma de abogados de Nueva York Baker Botts, donde asesora acuerdos de empresas eléctricas.

"Simplemente no hay tantas compañías que comprar, así que cuando salen al mercado, los compradores tienden a estar dispuestos a conseguirlas", dijo.

El intenso interés en Oncor muestra cuán decididas están las empresas a adquirir rivales y expandirse.

Una razón es que las eléctricas reguladas se encuentran bajo una creciente presión de los accionistas para que reduzcan los costos mediante la consolidación, especialmente cuando las tasas de interés aún están suficientemente bajas para que los créditos sean atractivos.

La industria se ha visto duramente afectada por el estancamiento o descenso de las ventas de electricidad, y muchas enfrentan crecientes costos para reemplazar infraestructura envejecida.

Al mismo tiempo, los productores independientes de electricidad también enfrentan problemas. Operan centrales que venden electricidad en competitivos mercados mayoristas, donde los precios de la electricidad se han derrumbado.

Eso se debe principalmente a una enorme cantidad de gas natural barato que utilizan como combustible cada vez más generadoras.

Además, se esperaba que en 2017 alrededor del 17% de la electricidad estadounidense proviniera de fuentes renovables como la energía solar y la eólica, el doble de la participación de mercado de hace una década, según proyecciones del gobierno.

"Existe una creencia constante en las economías de escala", dijo Roger Wood, director ejecutivo de Moelis & Co., quien ha pasado tres décadas como banquero de inversión y ha asesorado algunos importantes acuerdos eléctricos.

"Si uno es más grande, podría ser más relevante para los inversores y más capaz de ofrecer un buen servicio a sus clientes", señala.

Una mayor presencia era el objetivo de Sempra, firma con sede en San Diego que opera activos de distribución de gas y electricidad en lugares como California y México, junto con proyectos de gas natural licuado en Luisiana y Texas.

En agosto, la oferta de Sempra superó a la de Berkshire para que Oncor ingresara al mercado eléctrico de Texas, que se ha vuelto más sólido debido al crecimiento de la población.

Ese mismo mes, Calpine Corp. -generadora independiente de electricidad con sede en Houston- acordó que un grupo liderado por Energy Capital Partners la transformara en una firma que no cotiza en bolsa en un acuerdo por US$17,100 millones en capital y deuda.

En octubre, Dynegy Inc. y Vistra Energy Corp., ambas de Texas, acordaron fusionarse en una transacción avaluada en US$10.500 millones. La compañía combinada y NRG Energy Inc. serían las únicas centrales eléctricas comerciales que aún cotizan en bolsa.

"Es difícil tener una generadora de electricidad independiente que cotice en bolsa debido al enfoque en las ganancias de corto plazo desde el punto de vista de Wall Street", dijo Matt Mooren, asesor de mercados energéticos de PA Consulting Group. "Los bajos precios del gas y el ingreso de las energías renovables al mercado han hecho que el ámbito de las ganancias sea un poco más difícil".

Hacia el sur
En Canadá, donde no hay muchos objetivos de adquisición disponibles, las eléctricas fueron a buscar adquisiciones hacia el sur de la frontera.

La compañía con sede en Calgary AltaGas acordó comprar la firma de gas y electricidad WGL Holdings, en Washington , por US$ 6,300 millones. Hydro One de Toronto acordó adquirir Avista Corp. de Spokane, Washington, por US$ 5,200 millones.

La búsqueda del crecimiento de negocios predecibles y regulados llevó a dos de las compañías eléctricas más grandes, Duke Energy y Southern, a adquirir distribuidores de gas natural en 2015. El mes pasado, Eversource Energy compró Aquarion Water Co., autodenominándose como la primera eléctrica con sede en EE.UU. que tiene una empresa de servicios de agua.

Es probable que sigan firmándose acuerdos este año, dados los bajos costos del endeudamiento y la mayor claridad sobre la reforma tributaria, según un informe de investigación del 14 de diciembre de analistas de JPMorgan Chase & Co. "Hay una buena probabilidad de que veamos algunos grandes acuerdos en 2018", dijo Wood, el banquero de inversión de Moelis & Co.

El gobernador de Carolina del Sur está trabajando en la venta de la eléctrica estatal, Santee Cooper, luego que esta y el propietario de la eléctrica Scana Corp. abandonaran las obras en una nueva central de energía nuclear. Se espera que NRG Energy Inc. anuncie un acuerdo ya este mes para vender su compañía de energía eólica y solar NRG Yield Inc.

Más acuerdos
"Veremos cómo una gran cantidad de activos de generación cambian de dueño" en 2018, sostuvo James Schaefer, director ejecutivo sénior y titular de energía, electricidad y tecnología energética de Guggenheim Partners.

Las empresas eléctricas propiedad de inversionistas probablemente continuarán fusionándose a medida que lidian con una demanda cada vez menor y redes eléctricas envejecidas.

Las energías renovables como la eólica y la solar corresponden a una mayor participación del mercado del suministro eléctrico de EE.UU., lo que se traduce en más inversión y más competencia con los proveedores que usan carbón, energía nuclear y gas natural.

Al mismo tiempo, los consumidores se volverán más eficientes en el futuro, limitando el crecimiento del consumo de energía, según Bloomberg New Energy Finance.

Un indicador de la cantidad de electricidad necesaria para impulsar la actividad económica en EE.UU. caerá un 36% para 2040, a medida que el consumo aumenta a menos de la mitad de la tasa que la población, señaló Bloomberg New Energy Finance en su informe de perspectivas para 2017. Eso supone un gran incremento en la demanda de vehículos eléctricos.

"Al final, se tendrá un poco más de consolidación", dijo James Torgerson, máximo ejecutivo de Avangrid Inc., eléctrica con sede en Connecticut que se formó a través de una fusión por US$3.000 millones a fines de 2015. "En lo que se tiene para invertir hoy, solo se requiere más acceso de capital y mayores balances".

Leer comentarios ( )