Washington (Reuters).- El en Estados Unidos avanzó enérgicamente en enero y los salarios repuntaron con fuerza, una señal de la fortaleza subyacente de la economía que vuelve a poner sobre la mesa una posible alza de tasas de interés por parte de la Reserva Federal a mediados de año.

El Departamento del Trabajo informó que en enero se crearon 257,000 nuevos puestos en la nóminas no agrícolas, superando con creces los pronósticos de economistas.

Además, los datos de noviembre y diciembre fueron revisados para mostrar la creación de 147,000 puestos más que los reportados previamente, lo que reforzó la opinión de que los consumidores tendrán fuerzas suficientes para sobrellevar el duro escenario económico global.

"Desde cualquier punto de vista este fue un reporte extremadamente bueno", comentó Tom Porcelli, economista jefe para Estados Unidos de RBC Capital Markets en Nueva York.

La creación de 423,000 puestos de trabajo en noviembre de 2014 fue la mayor desde mayo de 2010.

Aunque la tasa de desempleo subió una décima de punto porcentual, a un 5.7 por ciento, eso ocurrió porque más estadounidenses se volcaron a buscar empleo, una señal más de confianza en el mercado laboral.

Las acciones subían modestamente en la bolsa de Nueva York, porque los operadores evaluaban las prometedoras señales económicas contra la perspectiva de tasas de interés más altas.

El dólar se fortalecía frente a una cesta de monedas, mientras que los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos bajaban. Los futuros de tasas pasaban a mostrar que los operadores ahora esperan un incremento en septiembre, cuando antes del reporte apuntaban a octubre.

"El sólido reporte de empleo confirma la capacidad de la economía estadounidense para crear empleo, atraer más personas al mercado laboral y, finalmente, mejorar las perspectivas de crecimiento salarial", dijo Mohamed El-Erian, economista jefe de Allianz en Newport Beach, California.

Enero fue el undécimo mes consecutivo con más de 200,000 nuevos puestos de trabajo, una racha que es la más larga desde 1994.

El crecimiento vacilante en el exterior y la caída de los precios del petróleo han pesado sobre las exportaciones y sobre la inversión de las empresas, pero el reporte de empleo sugirió que la economía local sigue brillando en un escenario global nada halagüeño.

Los salarios aumentaron 12 centavos de dólar el mes pasado tras caer 5 centavos en diciembre. Con eso, el avance interanual fue de 2.2%, el mayor desde agosto, aunque todavía por debajo de donde la Fed desearía verlo.

La Fed, que ha mantenido las tasas de interés cerca de cero desde diciembre de 2008, mejoró su evaluación del mercado laboral la semana pasada, y los economistas sostienen que los datos de empleo incrementan las posibilidades de que suba las tasas a partir de junio.

"El crecimiento del empleo está claramente encendido y está empezando a poner una presión alcista sobre el aumento de salarios", dijo Paul Ashworth, economista jefe de Capital Economics en Toronto. "La Fed no puede esperar mucho tiempo en ese escenario", agregó.