Según el (BCR), el crédito al sector privado podría crecer alrededor de 12% si la economía crece 4.8% en el 2015, pero con un crecimiento esperado algo menor (4% según la reciente encuesta de expectativas macroeconómicas), la expansión del crédito podría estar entre 10% y 11%, consideró el Scotiabank.

El crédito bancario creció 10.4% durante el año 2014, un ritmo algo menor al 11.8% del 2013, y estuvo en línea con la desaceleración de la actividad económica, indicó el jefe del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank, Mario Guerrero.

Por tipo de monedas, el crédito en nuevos soles se expandió 20.3% impulsado por la orientación expansiva de la política monetaria, mientras que en dólares (-0.4%) se contrajo por segundo año consecutivo, debido a la adopción de medidas orientadas a la desdolarización del crédito.

[Etiqueta]

A nivel de empresas, los créditos mayoristas (corporativos y grandes empresas) aumentaron 12.2%, con preferencia hacia el financiamiento en soles (36.6%), reduciéndose el atractivo por el financiamiento en dólares (-1.5%).

Ello fue consecuencia de expectativas respecto a un posible aumento de las tasas de interés en Estados Unidos, a la regulación vigente orientada hacia la desdolarización del crédito, así como por la incertidumbre derivada de la mayor volatilidad cambiaria, que encareció el costo de las coberturas.

Debido a ello, la tasa de dolarización en estos créditos se redujo de 62.6% en el 2013 a 56.3% en el 2014, señaló en el Reporte Semanal del banco.

Los créditos a medianas empresas mantuvieron un importante dinamismo (13.5%), con preferencia hacia los créditos en soles (27.2%) y en menor medida por los expresados en dólares (6.2%).

Los créditos a pymes acentuaron su contracción por segundo año consecutivo (-8.4%). El endurecimiento de las condiciones crediticias estuvo asociado al aumento de la percepción de riesgo, reflejada en un nivel de morosidad que alcanza al 8.3% de la cartera, superior al 6.9% de un año atrás.

Los créditos a personas registraron un aumento de 11%, registrando también un menor ritmo de crecimiento respecto del 2013 (13.8%).

La actividad bancaria también se caracterizó por un mayor otorgamiento de avales y cartas fianza (20%) utilizadas para garantizar obras y ejecución de proyectos de inversión futuros.

Por el contrario, el otorgamiento de cartas de crédito se contrajo 12.6%, en línea con una menor actividad de comercio exterior.

MorosidadLa registró un deterioro durante la primera mitad del 2014, pasando de 2.13% a fines del 2013 a 2.44% en mayo, pero en adelante se ha estabilizado cerrando el 2014 en 2.47%, reflejando la adopción de políticas más estrictas para el otorgamiento de créditos y una progresiva mejora en el ritmo de recuperaciones.

Este nivel es relativamente bajo si se considera que la exigencia para clasificar a un crédito moroso es más estricta en el Perú que en otros países de la región.

[Etiqueta]

De acuerdo con la Asociación de Bancos (Asbanc) es previsible que el nivel de morosidad permanezca estable en el 2015 y posteriormente descienda conforme la economía peruana acelere su ritmo de crecimiento.