Pese a que los capitales de los principales fondos están retornando a bonos de países emergentes, en mayo no se colocó en el mercado internacional debido a dos factores que están afectando la dinámica del mercado de deuda corporativa peruana, comentó el Scotiabank.

Por un lado, las empresas han preferido ser cautelosas. Muchas de las compañías más importantes de diversos sectores han realizado emisiones en el mercado internacional, acumulando cerca de US$ 8,780 millones colocados entre los años 2012 y 2013.

Entonces, se trata de un mercado que ha cubierto una parte significativa de sus necesidades de fondeo. Si bien aún quedan otras empresas grandes con necesidad de fondeo para invertir, el actual entorno local no sería el más propicio para hacerlo ante un crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) menor a lo esperado.

Algunas de estas empresas estarían optando por aguardar a una mayor claridad en el panorama local, precisó la analista senior del Departamento de Estudios Económicos del banco, Milagros O'Diana.

Por otro lado, existe mucha incertidumbre sobre la evolución de las tasas de los bonos del Tesoro de Estados Unidos.

El recorte del estímulo monetario no ha traído un aumento en las tasas de los bonos, debido a que la menor compra de bonos por parte de la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos ha ido acompañada de una menor emisión neta de estos papeles.

Esta menor oferta ha añadido una mayor presión a la baja sobre las tasas, manifestó en el Reporte Semanal del banco.

En mayo las empresas peruanas colocaron deuda por S/. 254 millones en el mercado local y, si bien las tasas de los bonos soberanos continuaron cayendo en ese mes, el menor crecimiento del PBI durante los últimos meses ha contenido la expansión de las emisiones locales.

Además, el fondeo a través de crédito bancario también ha crecido de manera importante en los últimos meses para empresas grandes (a un ritmo de 16% en los últimos 12 meses con tipo de cambio constante).

Esto estaría sustituyendo parcialmente las emisiones de algunas empresas locales.

La semana pasada las tasas de los Bonos del Tesoro a diez años cayeron hasta tocar los 2.4% y rebotaron ligeramente al inicio de esta semana. Sin embargo, al partir de una tasa menor a la esperada a inicios de año, la ventana de oportunidades continúa estando vigente en los mercados emergentes.

En los próximos meses, las empresas podrían aprovechar este contexto para emitir en los mercados internacionales, comentó O'Diana.

En el contexto local, se ha registrado una desaceleración de la demanda interna explicada por un menor crecimiento de la inversión privada en los últimos meses.

Esto ha contribuido a contener las emisiones corporativas, tanto en el mercado local como internacional. Sin embargo, esto debería mejorar a partir del tercer trimestre del 2014, a medida que el crecimiento empiece a acelerarse.

Además, existe un ciclo importante de inversiones (2015-2016) que traerá un mayor dinamismo a la demanda interna.