El dólar va a llegar hasta el nivel que el Banco Central de Reserva (BCR) quiera que llegue. Según , vicedecano de Finanzas de la Universidad del Pacífico, la autoridad monetaria está llevando bien sus políticas y está preparada para hacer frente a la volatilidad en los mercados financieros internacionales.

"Yo diría que el , con esta cantidad de posición de cambio que tiene, es el amo y señor del tipo de cambio hoy en día. Va a ir hasta el nivel que ellos quieren que llegue. Ellos determinan, en el corto y mediano plazo, hasta donde va el tipo de cambio", sostuvo.

En ese sentido, destacó que el BCR tiene mucha libertad para actuar sobre el valor del dólar. En primer lugar, rescató que la política de manejo de encajes ha sido agresiva para evitar volatilidad generada por hot money, es decir, capitales de corto plazo que entran al país a especular y salen rápidamente.

Además, Castellanos observó que la cantidad de Reservas Internacionales Netas () están en niveles cercanos a los US$ 68,000 millones. "De estos, 20 millones son los encajes de los depósitos de la gente, eso no es plata del BCR", indicó.

Los 48,000 millones restantes son recursos que el ente emisor puede utilizar en intervenciones cambiarios, lo cual serviría para paliar la volatilidad sobre el nuevo sol.

Política de la FEDLas decisiones que tome la serán la principal fuente de presión sobre el tipo de cambio. Sobre la política monetaria estadounidense, el experto refirió que muchas veces "a la FED le achacan la dureza de los ciclos económicos".

En términos simples esto significa que, por ejemplo, la burbuja inmobiliaria del 2008 no hubiera sido tan grande si Estados Unidos no hubiera estado llevando a cabo una expansión monetaria en la época de Alan Greenspan.

"La política monetaria expansiva está generando que parte de la liquidez se vaya a la bolsa, permita una recuperación más rápida de la parte inmobiliaria. Pero no ataca las raíces del problema", explicó.

El especialista mostró estar de acuerdo con esta postura porque resulta contraintuitivo "echar mano de la chequera ante un problema". Además, anotó que hay reformas mucho más importantes que Estados Unidos debe llevar a cabo,

"Ahí es donde la gente de ala dura dice que estamos barriendo debajo de la alfombra y no estamos curando el déficit fiscal, el déficit comercial, hacer más competitiva nuestra industria, nivelar nuestra brecha ahorro-inversión y eso a la larga nos va a pasar factura", finalizó.