En el primer semestre del 2015 se podría observar cierta tendencia de parte de las empresas en obtener vía emisiones para destinarlos a canjear deuda en dólares y reperfilar los plazos de sus amortizaciones, con la finalidad de cubrirse frente al riesgo cambiario, indicó el Scotiabank.

Tras las nuevas medidas de desdolarización del crédito implementadas por el Banco Central de Reserva (BCR) y la exacerbada volatilidad en el tipo de cambio en lo que va del año, la exposición al riesgo cambiario representa un elevado nivel de incertidumbre para las empresas que emiten en dólares y que obtienen sus ingresos en soles, afirmó.

A ello se agrega un contexto en el que la mayoría de inversionistas concuerdan en que el 2015 será escenario de la primera subida de tasa de referencia de la Fed desde junio del 2006, lo que podría encarecer en el futuro las emisiones en dólares.

Finalmente, la mayoría de analistas proyectan que la trayectoria del tipo de cambio durante el 2015 se mantendrá al alza, indicó el analista del Scotiabank, Jorge Ordóñez, en el Reporte Semanal del banco.

EneroEl mercado local de bonos corporativos registró un importante dinamismo en enero, colocándose un equivalente a US$ 315 millones, el monto mensual más alto desde noviembre del 2009. El total colocado en enero triplicó el promedio mensual registrado durante el año pasado (US$ 93 millones).

[Etiqueta]

Recordó que el 2014 fue un año de desaceleración en la inversión privada y pública para el país, y en general, se evidenció una importante disminución de las expectativas empresariales.

El fortalecimiento del dólar, la caída del precio de los commodities y la volatilidad en los mercados cambiarios impactaron negativamente a las inversiones y colocaciones de bonos en moneda extranjera.

Sin embargo, a pesar de las cifras que registró enero, esto no necesariamente significaría el inicio de un ciclo dinámico de inversiones financiadas vía emisiones corporativas.

Emisiones 2014El mercado de emisiones corporativas se mantuvo relativamente estable durante el último año, por lo que la composición de la demanda a lo largo del 2014 prácticamente permaneció igual.

[Etiqueta]
De esta manera, los fondos de pensiones consolidaron su posición como los principales tenedores de bonos corporativos. Todo esto en un contexto donde el total colocado durante el 2014 (US$ 1,113 millones) estuvo muy por debajo del promedio anual de US$ 1,448 millones en los últimos seis años.

[Etiqueta]