AVANCE. En el transcurso de la semana pasada se produjeron importantes avances para la reforma del mercado de capitales. El lunes, durante el , el ministro Castilla anunció que gracias a un esfuerzo conjunto entre la Superintendencia del Mercado de Valores (), la Bolsa de Valores de Lima () y , que reducirán sus comisiones en 70%, 70% y 30%, respectivamente, el costo de invertir en la BVL se reducirá en más de la mitad a partir de noviembre. Según expertos, esta medida incrementaría entre 10% y 15% los volúmenes de negociación en la plaza bursátil.

El , por su parte, también está mostrando señales de desarrollo. Al menos cinco empresas () están preparándose para ingresar al mercado de capitales a través de este medio, que hasta ahora solo contaba con un único emisor. Los beneficios de esta alternativa –tarifas más bajas, menores requerimientos informativos- están siendo mejor difundidos, a tal punto que la SMV apunta a captar 700 pymes que utilicen este mercado para obtener financiamiento.

A partir del primer semestre del próximo año, además, entraría en vigencia una normativa para permitir la negociación de bonos a través del Mercado Integrado Latinoamericano (), que integra los mercados de valores de Perú, Colombia y Chile. Asimismo, se está evaluando la posibilidad de extender a estos mercados las ofertas primarias de manera simultánea. Y así, existen otros proyectos como el marco regulatorio para la compra y venta de divisas y la homologación tributaria en el MILA que están en cartera.

Todo esto es muy buena noticia. El mercado de capitales es sumamente importante para el desarrollo del país, pues es una de las vías más eficientes a través de la cual se canaliza la inversión. Por ello, un mercado de capitales más líquido, más profundo y más variado resulta, precisamente, en una mayor entrada de capitales. Lo que, a su vez, ayuda a las empresas que operan en el país a conseguir financiamiento más barato, haciendo más atractivos los proyectos de inversión.

Si bien veníamos rezagados en este tema en comparación con otros países emergentes –nuestra competencia en captación de capitales-, particularmente los del MILA, es alentador saber que existe la voluntad de ponerse al día. Y rápido.