Lima (Reuters).- La moneda peruana terminó estable debido a que una fuerte intervención oficial compensó una demanda de dólares de inversores institucionales en el mercado a futuro y por el aumento de las posiciones en divisas de los bancos.

El sol cerró sin cambios respecto al martes a por dólar. La moneda local acumula una caída del 9.76% en lo que va del año. El Banco Central vendió 120 millones de dólares a un tipo de cambio promedio de 2.801 unidades. Sus ventas suman 3,501 millones de dólares en el año.

Temprano, algunas empresas mineras vendieron dólares para abastecerse de soles necesarios para el pago de sus obligaciones, impulsando a la moneda peruana hasta las 2.796 unidades durante la sesión.

Sin embargo, los inversores institucionales compraron divisas en forwards, mientras que los extranjeros compraron y vendieron dólares en el mercado a futuro.

En ese contexto, los bancos aumentaron sus posiciones en divisas como medida de cautela mientras se esperan nuevos comentarios de funcionarios de la FED para obtener pistas sobre cuánto durará el programa de estímulos de la FED.

Los inversionistas se abstenían de realizar mayores apuestas en los mercados financieros antes de las audiencias de confirmación el jueves en el Senado estadounidense de Janet Yellen, quien ha sido nominada por el presidente Barack Obama para presidir la FED en reemplazo de Ben Bernanke.

La moneda local se negoció entre las 2.796 y las 2.801 unidades por dólar durante la jornada. En el mercado paralelo, el sol operaba en 2.796/2.798 unidades por dólar. El sistema financiero inició la jornada con una liquidez de 15,850 millones de soles.