En junio las empresas colocaron deuda por S/. 317 millones (US$ 114 millones) en el y tan sólo el 5% de lo emitido fue en dólares, lo que confirma la confianza en la moneda local que se ha visto de manera más clara desde marzo, anunció el Scotiabank.

Si bien las tasas de los bonos soberanos continuaron cayendo en mayo, la menor necesidad de fondeo y un crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) más lento durante los últimos meses han contenido la expansión de las emisiones locales.

Además, el fondeo a través del crédito bancario también continúa creciendo a un ritmo importante en los últimos meses para empresas grandes (cercano al 16% en los últimos 12 meses con tipo de cambio constante).

Esto estaría sustituyendo parcialmente las emisiones de algunas empresas locales, precisó la analista senior del Departamento de Estudios Económicos del banco, Milagros O'Diana.

Un ejemplo de la confianza en el mercado peruano es la demanda de extranjeros por bonos soberanos. En mayo, los inversionistas offshore aumentaron su tenencia en S/. 219 millones y esto debió continuar en junio, pero pese a este mejor ánimo, las empresas continúan siendo cautelosas.

Un buen número de las grandes compañías de diversos sectores ha cubierto una parte significativa de sus necesidades de capital, luego de que el año pasado se emitiera cerca de US$ 6,000 millones en el mercado internacional.

Sin embargo, también es cierto que un ciclo importante de infraestructura está por empezar en los próximos años, manifestó en el Reporte Semanal del banco.

Esto haría que algunas empresas relacionadas a construcción, logística y demanda interna puedan aprovechar las bajas tasas actuales para fondearse.

Entre ellas, se incluye el anuncio de Inretail Perú de emitir US$ 300 millones en los próximos días para inversiones en centros comerciales y reperfilar deuda.

Otras empresas importantes estarían optando por esperar una mayor claridad en el panorama local, pues el crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) ha sido más lento en los últimos meses.

Por otro lado, los inversionistas se mantienen a la expectativa de que las tasas de los bonos del Tesoro de Estados Unidos se mantengan bajas por algunos meses.

El recorte del estímulo monetario de Estados Unidos no ha traído el aumento esperado en las tasas de los Bonos del Tesoro, debido a que la menor compra de bonos por parte de la Reserva Federal (FED) ha ido acompañada de una menor emisión neta de estos papeles y una demanda por parte de los principales fondos.

Esta continuará siendo una fuente de incertidumbre en los siguientes meses.

En la región, México y Brasil volvieron a concentrar la mayor proporción de los bonos corporativos emitidos en el mercado internacional (cerca del 96% del total).

PerspectivasLa ventana de oportunidades continúa vigente en los mercados emergentes, señaló O´Diana.

Sin embargo, las empresas se mantienen cautas ante un contexto de desaceleración de la inversión privada y la posibilidad de que la demanda por Bonos del Tesoro continúe para regresar al canal bajista en tasas que se había formado desde febrero de este año.

Aunque, por el momento, no se observa una trayectoria clara en torno a los movimientos de las tasas.

La mejora de la economía local a partir del tercer trimestre del presente año debería empezar a inyectar cierto optimismo en el mercado de emisiones peruanas, especialmente a nivel local.

Además, algunas empresas podrían aprovechar las bajas tasas actuales a nivel internacional para reperfilar la deuda emitida en los años previos.