Las empresas peruanas colocaron deuda por US$ 102 millones en el , durante el mes de julio del presente año. El 80% del monto emitido fue en soles, lo que confirma la confianza en la moneda local en los cuatro últimos meses, indicó el Scotiabank.

Los inversionistas también están aprovechando las bajas tasas de los bonos soberanos en julio, precisó la analista senior del Departamento de Estudios Económicos del banco, Milagros O'Diana.

Sin embargo, el menor crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) durante los últimos meses así como la sustitución por crédito bancario (que viene creciendo a un ritmo de 16% con tipo de cambio constante) han contenido la mayor expansión de las emisiones locales.

En julio, nuevamente se activó la apuesta de empresas peruanas por emitir deuda corporativa en el mercado internacional, mencionó en el Reporte Semanal del banco.

La consolidación del retorno de capitales extranjeros a las economías de la región permitió que se abriera una nueva ventana de oportunidades para fondearse afuera.

Inretail concretó su anuncio de emisión por US$ 350 millones, mientras el Banco de Crédito del Perú (BCP) realizó una oferta de intercambio de bonos al 2016 (US$ 215 millones) por bonos senior 2.75% al 2018 (US$ 230 millones). Ambas emisiones contaron con una buena demanda.

Por el lado del sector público, la Corporación Financiera de Desarrollo (Cofide) también colocó US$ 600 millones en el mercado internacional, con una fuerte demanda por cerca de US$ 7,000 millones.

LatinoaméricaDe acuerdo a un informe realizado por Thomson Reuters DIS, la fuerte caída en la emisión de deuda corporativa en Europa Oriental fue contrarrestada por el crecimiento en Latinoamérica y el sudeste asiático.

Esto debido a la salida de capitales rusos por US$ 75,000 millones en el primer semestre, según el Banco Central de Rusia.

Algunos de estos capitales extranjeros se mostraron interesados por la región sudamericana. Si bien el mercado peruano no tuvo emisiones durante mayo y junio, el mercado latinoamericano se ha mantenido sólido en lo que va del año, siendo México el principal mercado.

Esto podría servir para seguir atrayendo la demanda por bonos corporativos peruanos en los siguientes meses.

PerspectivasLa desaceleración de la inversión privada en los últimos meses ha contribuido a contener las emisiones corporativas, además de la incertidumbre en torno al movimiento de las tasas de bonos del Tesoro de Estados Unidos.

Pese a ello, aún existen algunas empresas vinculadas a demanda interna que podrían continuar emitiendo, sobre todo ante la expectativa del inicio de un ciclo importante de inversión en infraestructura que se haría más notorio a partir del segundo semestre del 2015.

O'Diana dijo que la ventana de oportunidades sigue vigente en los mercados de la región, especialmente si las tasas de los Bonos del Tesoro se mantienen bajas.

En un primer momento, las empresas peruanas pueden aprovechar este atractivo de papeles latinoamericanos para consolidar el mercado local. Sin embargo, la competencia con mercados como Chile y Colombia también ha aumentado.

De manera especial, el mercado colombiano viene adoptando una serie de normas internacionales de información y agilización para contribuir al desarrollo del mercado de emisiones.

Entonces consideró preciso continuar con las reformas en el mercado peruano para mantener la competitividad y la fuerte demanda actual por bonos corporativos.