El despacho nacional de cemento cayó 1% en marzo del 2015 con respecto a similar mes del año pasado, al registrarse un total de 806,000 toneladas de cemento, lo que significó 9,000 toneladas menos, según información de la Asociación de Productores de Cemento ().

Mientras que la producción de cemento creció 2% en marzo del 2015 con respecto a similar mes del 2014, alcanzándose una producción de 861,000 de toneladas de cemento a nivel nacional, lo que significó 17,000 más que en marzo 2014.

Para la Asocem, el mercado de cemento ha dado señales de recuperación en marzo, teniendo en cuenta que la producción aumentó 2% mientras que el despacho total lo hizo ligeramente en 0.1%.

"Este último fue impulsado en gran parte por las exportaciones, las cuales continúan creciendo por encima del 50%", acotó el gremio cementero.

Sin embargo, advirtió que el despacho nacional ha presentado la tercera cifra negativa consecutiva en lo que va del año debido a factores internos como el ruido político y la baja capacidad de gasto de los gobiernos subnacionales; factores climatológicos y presiones externas.

La Asocem recordó que al igual que en enero y febrero, durante marzo se presenciaron fuertes lluvias en la sierra y selva.

"El efecto de las lluvias sobre la construcción es contractivo por lo que es de esperarse que se reduzca el consumo de cemento", mencionó.

Gasto públicoPor otro lado, la Asocem mencionó que el gobierno nacional no puede sostener la caída del gasto público de los gobiernos subnacionales (regiones -30% y municipios -61%), y adelantó que el segundo trimestre se ve cada vez menos favorable.

Manifestó que algunos proyectos como la Línea 2 del Metro de Lima, el Gasoducto del Sur y la Refinería de Talara han sido retrasado hasta el 2016.

La inversión privada ha sido afectada por factores externos, como el rápido aumento del tipo de cambio, e internos.

Para el gremio, existe mucho ruido político y eso perjudica a la economía nacional a lo que se suma los efectos del alza del tipo de cambio, lo que ha afectado el ingreso disponible de las empresas y eso reduce la inversión privada.

"El segundo trimestre no se ve con tanto optimismo. Se espera que los gobiernos regionales y locales se consoliden y reactiven el gasto público, pero esto podría tardar más de lo esperado", anotó.