La demanda extranjera por bonos soberanos peruanos debería continuar en las siguientes sesiones, aunque el ritmo debería hasta tener mayor claridad de los movimientos en tasas de los Bonos del Tesoro de Estados Unidos, señaló el Scotiabank.

Explicó que el anuncio de nuevas medidas de estímulo monetario en Europa podría traer una inyección marginal de liquidez a nivel local, tal como ha sucedido en las dos últimas sesiones de la semana pasada en el mercado de bonos soberanos peruanos.

A nivel de Latinoamérica, los flujos de extranjeros también han continuado siendo positivos por décima semana consecutiva según un informe de EPFR, aunque se han moderado en las últimas dos semanas.

Explicó que durante la semana pasada, el volumen negociado se concentró en el tramo medio de la curva, siendo los inversionistas extranjeros los que más demandaron papeles de duración media, mientras que los bancos e institucionales locales tuvieron flujos mixtos.

Con ello, el tramo medio no sufrió movimientos relevantes en tasas. Las tasas de Soberanos 2020, 2023 y 2026 variaron en más uno, más dos y menos dos puntos básicos, respectivamente, durante la semana pasada, según el Reporte Semanal del banco.

Por otra parte, al final de la semana, los inversionistas locales prefirieron demandar bonos de larga duración, precisó la analista senior del Departamento de Estudios Económicos del banco, Milagros O'Diana.

En el tramo corto no se registraron flujos significativos. En general, la demanda de inversionistas extranjeros continuó recuperándose, aunque de manera lenta; mientras que los inversionistas institucionales revirtieron un poco la toma de ganancias que habían llevado a cabo a mediados de mayo.

La semana cerró con un ligero aplanamiento de la curva de tasas de bonos soberanos.

El spread entre las tasas de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a diez años y los bonos Soberanos 2023 se ubicó en 281 puntos básicos al cierre de la semana (por primera vez debajo de los 300 puntos desde finales de enero).

La trayectoria ha sido descendente en los últimos tres meses, tras la recuperación de la demanda de los bonos soberanos peruanos por parte de inversionistas extranjeros e institucionales locales.