Nueva York/Londres (Reuters).- El cobre cayó por el lunes ante las persistentes preocupaciones por la tambaleante salud de la economía global, y su impacto en las perspectivas para la demanda a corto plazo impulsó las pérdidas en el complejo más amplio de metales industriales.

El cobre lideró la caída en el mercado más amplio con una baja de más del 1%, luego de que datos mostraran que la expansión económica de Japón se desaceleró más de lo esperado en el segundo trimestre.

El cobre ha caído un 12% desde inicios de mayo, golpeado por un deterioro en el panorama económico para los mayores consumidores del metal: , Estados Unidos y la zona euro.

Pero expectativas de que los principales bancos centrales lanzarán medidas de estímulo en medio de señales de una debilidad económica global, han ayudado a limitar la tendencia bajista del cobre, manteniendo los precios en un rango de entre 7,200 dólares la tonelada (3.25 dólares por libra) y 7,800 dólares la tonelada (3.55 dólares por libra) desde mediados de mayo.

El cobre en Nueva York para entrega en setiembre cayó 3.90 centavos a 3.3535 dólares por libra, tras negociarse entre 3.3420 y 3.4020 dólares la libra. El cobre en la Bolsa de Metales de Londres bajó un 1.3%, a 7.395 dólares la tonelada.

Los precios fueron presionados además por el débil mercado físico del cobre en China, que en julio vio una caída de un 6.8% en la producción, a 483,000 toneladas, frente al mes anterior. Además, la demanda física de cobre de China se mantuvo débil por una desaceleración de la actividad industrial en la temporada del verano boreal.