Londres (Reuters).- El cobre se fortaleció porque el fuerte desplome de los precios la semana pasada atrajo a algunos compradores, pero seguía cerca de los mínimos en 44 meses a los que cayó el miércoles por los persistentes temores sobre el panorama de crecimiento y los problemas de crédito en China.

El cobre a tres meses en la cerró a US$ 6,479 por tonelada, alejándose del mínimo intradiario de US$ 6,410 y levemente por encima del cierre en US$ 6,468.50 del viernes.

El 12 de marzo, el metal llegó a los US$ 6,376.25 por tonelada, su cotización más baja desde julio del 2010. En lo que va del año ha perdido cerca de un 12%.

Los bajos precios atrajeron compradores el viernes y el lunes y algunos analistas creen que el metal rojo podría encontrar soporte en su nivel actual.

En una noticia que apoyó los precios, Pekín anunció planes de acelerar el ritmo de urbanización. El Gobierno esbozó planes de inversión en infraestructura que pretenden elevar la proporción de la población que vive en ciudades del 53.7% actual a un 60% para 2020.

El cobre se usa principalmente en cableado eléctrico, techumbres, plomería y maquinaria industrial y cualquier plan de urbanización aumentaría la demanda por el metal.

Las tensiones políticas eran el principal foco luego de que Crimea solicitó formalmente unirse a Rusia, luego de que sus líderes declararan que un 97% de los votantes que participaron del referendo están a favor de separarse de Ucrania.