Londres (Reuters).- Los precios del cobre cayeron debido al resurgimiento de preocupaciones sobre una desaceleración de la economía china, mientras los inversores reevaluaban el sólido dato comercial del día anterior y su posible impacto en la demanda.

El en la Bolsa de Metales de Londres cerró con una baja de un 0.6%, a US$ 7,110 por tonelada, después de subir más de un 1% el miércoles. El cobre ha operado en un rango de entre US$ 7,000 y 7,500 desde agosto.

Los metales básicos se vieron impulsados el miércoles por un desempeño comercial sorprendentemente sólido en China, donde el crecimiento de las importaciones alcanzaron un máximo nivel en seis meses en enero. Sin embargo, algunos inversores permanecían escépticos sobre el crecimiento en el mayor consumidor mundial de metales.

El dato se combinó con el mayor apetito por el riesgo después de que la nueva presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, dejó claro que el banco central estadounidense no endurecerá la política monetaria en forma abrupta.

Datos diarios de inventarios de la Bolsa de Metales de Londres mostraron que las existencias en almacenes listados en la bolsa cayeron a 300,675 toneladas, su menor nivel desde diciembre del 2012, lo que contenía las pérdidas del metal rojo.

Indicaciones de una escasez subyacente del metal refinado también eran evidentes en los diferenciales de los futuros de la Bolsa de Metales de Londres. El cobre al contado operaba con una prima de 43 dólares por tonelada frente al contrato referencial.

En otros metales, el estaño subió un 0.45%, a US$ 22,575 la tonelada; el zinc ganó un 0.15%, a US$ 2,024; el plomo cayó un 0.1%, a US$ 2,118. Por su parte, el aluminio avanzó un 0.4%, a US$ 1,742 la tonelada, mientras que el níquel perdió un 1.9%, a US4 14,125 la tonelada.