Londres (Reuters).- El cobre cayó el lunes a un mínimo en un mes, debido a que las preocupaciones de los operadores ante una débil demanda física en China generaron una ola de ventas, en medio de la espera por datos sobre el crecimiento del gigante asiático en la semana.

El en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por su sigla local) cayó un 0.4%, a 8,094.50 dólares la tonelada, y encadenó su segundo cierre consecutivo en baja tras tocar un mínimo desde el 13 de setiembre de 8,050 dólares previamente en la sesión.

Los volúmenes fueron reducidos dado que muchos operadores tenían su mirada puesta en la Semana de la Bolsa de Metales de Londres, un encuentro anual clave de la industria.

Cifras recientes de China nublaron las expectativas sobre si tomará más medidas para apuntalar el crecimiento, con una disminución en la inflación anual el país, pero un fuerte repunte en las exportaciones de setiembre que sugiere que el país podría no necesitar cambios de política por el momento.

China es el principal comprador mundial de cobre y consumió alrededor del 40% del suministro global en el 2011.

La caída del lunes amenazó con enviar al cobre claramente por debajo del rango en el que se ha mantenido en el último mes en torno a 8,100-8,400 dólares la tonelada.