Londres/Nueva York (Reuters).- Los precios del cobre retrocedieron el viernes tras débiles datos en China que destacaron una ralentización de la economía global, alentando temores sobre la demanda del metal industrial en el principal consumidor de metales del mundo.

Los inversores se enfocaron en el deterioro del panorama económico en lugar de en la sorpresiva alza en las importaciones chinas de cobre en julio.

El en la Bolsa de Metales de Londres terminó en 7,490 dólares por tonelada, menos que los 7,534 dólares del cierre del jueves. El contrato subió un 0.5% en la semana. En Nueva York, el cobre para setiembre perdió 0.95%, a 3.3925 dólares por libra, en operaciones entre 3,3605 y 3.425 dólares.

Los contratos en Londres y Nueva York terminaron la semana con ganancias dado que operadores esperaban que los bancos centrales mundiales adopten nuevas medidas de estímulo para apuntalar a la economía global.

Las importaciones chinas de cobre fueron mejor a lo esperado en julio, con un alza del 5.9% respecto a junio, pero analistas atribuyeron este hecho principalmente a los contratos y acuerdos financieros en lugar de a un repunte en la demanda de consumidores.