Nueva York/Londres (Reuters).- El cobre cayó más de un 2% bajo el peso de un dólar más fuerte, tras la divulgación de datos que mostraron que el no se está recuperando lo suficientemente rápido, lo que se sumó a preocupaciones por una severa desaceleración en China y la crisis en la zona euro.

El en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por su sigla en inglés) cerró en 7,530 dólares por tonelada, desde 7,695 dólares al cierre de los negocios del jueves.

El metal, usado en proyectos de energía y construcción, cayó a un mínimo de sesión de 7,509 dólares por tonelada poco después de que un informe mostrara que los empleadores estadounidenses contrataron personal a un ritmo mínimo en junio.

Los futuros del cobre en Estados Unidos para entrega en septiembre cerraron con una baja de 8.35 centavos, a 3.4095 dólares la libra. Los futuros del cobre cayeron un 2.3% en la semana y anotaron su mayor descenso en cinco semanas.

El euro extendió sus pérdidas y cayó a un nuevo nivel mínimo en dos años frente al dólar, después de que el informe sobre empleo en Estados Unidos provocara una fuerte aversión al riesgo en los mercados y un movimiento hacia los activos seguros.

Una divisa estadounidense más fuerte encarece las materias primas en dólares, como los metales básicos, para los tenedores de otras monedas. "Tenemos una mentalidad de evitar el riesgo, un dólar valorizado y datos económicos débiles, y esa es la razón por la que cae el cobre. Si miras los mercados, todos están reflejando miedo y pesimismo sobre las perspectivas económicas", comentó Bill O'Neill, socio del administrador de riquezas en materias primas LOGIC Advisors.

Sin embargo, el cobre ya estaba en terreno negativo antes de la divulgación del dato de empleo estadounidense, dado que los inversionistas estaban abrumados por las medidas de los bancos centrales de China, Gran Bretaña y la zona euro, que el jueves aliviaron sus respectivas políticas monetarias.

"La reducción de las tasas de interés en China provocó preocupaciones de que una serie de datos económicos que serán publicados la próxima semana puedan ser significativamente menores a lo esperado previamente", comentó Daniel Briesemann, un analista de Commerzbank.

Analistas dijeron que la medida de China provocó temores sobre una desaceleración económica en el gigante asiático y que eso aceleró el ritmo de las ventas de cobre.