cayó el lunes debido a que una fuerte baja del precio del petróleo llevó a los inversores a tomar ganancias después de que una nueva ronda de estímulo monetario en Estados Unidos Impulsara el viernes al metal a tocar un máximo en cuatro meses y medio.

Algunos inversores expresaron cautela sobre las perspectivas para los tras la baja de casi un 3% vista el lunes en el precio del petróleo Brent, la desaceleración económica en China y el temor a que las medidas de los bancos centrales para estimular la actividad tarden en hacerse sentir.

El cobre subió un 5% la semana pasada, su mayor alza en 11 semanas, después de que los mercados financieros reaccionaron eufóricos al anuncio de la Fed de una nueva ronda de alivio monetario, con la inyección de 40,000 millones de dólares a la economía estadounidense cada mes hasta que el empleo se estabilice.

Pasada la euforia, el metal en Londres sufrió su peor baja diaria en un mes. El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres cerró con una baja del 1% en 8,302 dólares la tonelada, tras alcanzar los 8,386.25 más temprano, cerca del máximo de 8,411 dólares que registró la sesión anterior.

En Nueva York, el cobre para entrega en diciembre cerró con una baja de 4.05 centavos, o un 1.1%, a 3,792 dólares por libra.