Londres (Reuters).- El caía mas de 3% hoy ya que inversores pesimistas renovaban una ola vendedora del metal que ha sido presionado por un exceso de suministros e inventarios récord.

Aunque los precios del níquel podrían sucumbir a otra arremetida en el corto plazo, una prolongada tendencia a la baja no es sostenible debido a las dinámicas en el mercado chino, dijo el analista Nicholas Snowdon de Standard Chartered en Londres.

La semana pasada, fuertes ventas de fondos de cobertura presionaron el níquel a US$ 12,310 por tonelada, el menor nivel en casi seis años, aunque se recuperó antes de los feriados por Semana Santa.

El níquel a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres revertía ganancias y caía 3.3% a US$ 12,590 por tonelada a las 0933 GMT. Un operador en Asia dijo que las ventas comenzaron de nuevo en Shanghái, lo que presionó al complejo en Londres.

La mayoría de productores de arrabio de níquel en China están perdiendo dinero ante los actuales bajos precios, lo que eventualmente generará una escasez, dijeron analistas.

El arrabio de níquel es usado para fabricar acero inoxidable y es una alternativa más barata al níquel refinado y al ferroníquel en China.

Otros metales, incluyendo el cobre, subían ante la recuperación de los mercados tras la extensa pausa por Semana Santa, aunque las compras eran limitadas por las persistentes preocupaciones sobre la desaceleración de la demanda en China, el mayor consumidor mundial de metales.

El a tres meses en Londres sumaba 0.5%, a US$ 6,012.50 por tonelada luego de cerrar la sesión anterior con mermas de 1.1%.

El cobre bajó a su menor nivel desde el 20 de marzo, a US$ 5,952.50 la semana pasada, ya que ha tenido dificultades para recobrar ímpetu desde mínimos de mas de cinco años por debajo de US$ 5,400 marcados a fines de enero, por una demanda estacional más débil de lo usual y abundantes suministros del metal refinado.