PEKÍN (Reuters).- La inflación anual de China subió inesperadamente en marzo al 3.6%, impulsada por los precios de los alimentos, pero economistas creen que las presiones de precios se moderarán durante el año, dándole a Pekín la flexibilidad para aliviar la política monetaria a fin de apoyar el crecimiento.

Las expectativas de que un enfriamiento de la economía haya eclipsado a la inflación como el mayor temor del Gobierno a corto plazo fueron reforzadas por un dato sorprendentemente suave de precios al productor, que cayeron un 0.3% desde un año atrás, generando preocupaciones de un posible debilitamiento de la demanda.

Analistas dijeron que el dato de precios del lunes sugería que la inflación de China se moderará en vez de desacelerarse dramáticamente en los próximos meses, y que Pekín podría cumplir su meta inflacionaria de un 4% para el 2012, incluso si afloja lentamente su política.

"Nada en esta cifra (de marzo) parece sacarme de la cómoda visión de que la inflación está en una tendencia a la baja", dijo a Reuters Tim Condon, jefe de investigación económica asiática de ING en Singapur. "La tendencia general es que los alimentos harán caer el índice de precios al consumidor en el curso de todo el año", dijo.

Economistas consultados por Reuters pronosticaban que la inflación de los precios al consumidor en China avanzaría un 3.3% en marzo en comparación al mismo mes del año anterior, y se esperaba que los precios mayoristas bajaran un 0.2%.

La caída en los precios al productor contradice a un par de sondeos del índice de gerentes de compra (PMI por su sigla en inglés) publicados este mes, que mostraron que la inflación fabril se aceleraba debido a los precios más altos del combustible y los costos de las materias primas.

También desentona con el alza en los salarios mínimos de China, que Pekín pretende aumentar un 13% anual en los próximos cinco años, ante la angustia de los empleadores que reclaman por ganancias cada vez menores.

Sin embargo, el dato del lunes mostró que la inflación al productor, que no siempre anticipa la inflación al consumidor, se enfriaba en general. La desaceleración era más notoria en el sector minero.

"Mi preocupación no es sobre el índice de precios al consumidor, es sobre el índice de precios al productor (IPP). Hemos estado preocupados por el IPP por un buen tiempo", dijo Ren Xianfang, analista de IHS Global Insight en Pekín.

"Desde el trimestre final del año pasado, ha caído hacia el territorio deflacionario y ahora se ha desarrollado. Esto afectará nuestro panorama sobre cuán rápido se está recuperando la economía", agregó.

Analistas esperan datos del viernes muestren que la segunda mayor economía del mundo se expandió a su ritmo más lento en casi tres años en el primer trimestre del año con un 8.3%, dejando a China camino a su crecimiento anual más débil en una década.