Reuters.- China redobló los esfuerzos para limitar las apuestas contra su moneda y tranquilizar a los inversores más escépticos, mientras el banco central fijaba el martes otro tipo de cambio firme para el yuan, apoyado en lo que los operadores describieron como agresivas compras de yuanes en la plaza extraterritorial.

La disminución de la confianza en la capacidad de gestión de política económica de China fogoneó la salida de los inversores desde una economía en desaceleración.

Las expectativas de que la moneda volverá a caer ampliaron la brecha entre la cotización del yuan "onshore", estrictamente controlada, y su tasa extraterritorial ("offshore"), con base en Hong Kong.

El yuan se ha depreciado más de un 1% desde el comienzo del año, tras bajar 4.7% frente al dólar el año pasado, y la aceleración de la pérdida aumentó la incertidumbre sobre las intenciones de China con respecto al tipo de cambio.

Analistas dijeron que las compras offshore por parte de bancos estatales, bajo la dirección del Banco Popular de China (BPC), secaron la liquidez en yuanes en tal grado que las tasas interbancarias de préstamos a un día en yuanes en Hong Kong (HIBOR) tocaron un récord de 66.8%.

Como consecuencia el diferencial entre los tipos de cambio del yuan onshore y offshore por un momento desapareció, habiéndose ubicado en más de 2% la semana pasada.

"La fortaleza de las medidas (del BPC) parece haber alcanzado el nivel de 'arma nuclear' y se compara con la de las medidas tomadas por otros bancos centrales, cuando anteriormente luchaban contra especuladores internacionales como George Soros", dijo un operador en un banco europeo en Shanghái.

La percepción de que las autoridades cometen errores generó preocupaciones en los mercados globales de que Pekín pueda estar perdiendo su control sobre la política económica justo cuando el país apunta a anotar su crecimiento más lento en 25 años.

Los mercados de acciones de China, que se derrumbaron 10% la semana pasada y otro 5% el lunes, seguían volátiles, oscilando entre territorio negativo y positivo. El índice compuesto de Shanghai subió 0,2 por ciento y el índice CSI300 cerró con un alza de 0.7%.