Según , Gerente General de , la (BVL) experimentaría una recuperación en sus precios recién en el segundo semestre, pero sería gradualmente. Ante ello recomienda o invertir en horizontes a corto plazo.

Esta recuperación sería castigada por , ya que seguirán teniendo un comportamiento directo con el precio de los commodities. Asimismo – agregó – la bolsa será apoyada por acciones de consumo y .

Entre ellas, figuran , , , y Credicorp. Estas acciones serán importantes para paliar el efecto volátil de la bolsa local.

No obstante, el economista aseguró que la BVL no tendrá una caída mayor a la experimentada el año pasado, ya que el mercado se comportará horizontalmente, evidenciando precios máximos y mínimos en sus cotizaciones, lo cual sería un buen escenario para 'tradear' en un horizonte de corto plazo.

Ramírez afirmó que el comportamiento de los índices el año pasado, evidenció un diferencial entre 8 y 9% en sus precios. "Es un porcentaje importante, y considero que sería bueno aprovechar – ese diferencial entre precios máximos y mínimos – en hacer trading con estos márgenes", aseguró.

Renta fija a corto plazoSegún el gerente, hay un incremento en las tasas de interés de bonos soberanos, pero esto es explicado sólo por factores externos, es decir, por la salida de flujos de .

Además – agregó – la participación de no residentes en la bolsa es significativa, de aproximadamente un 49%. Por lo tanto, se seguirá evidenciando este comportamiento en las tasas de interés por unos meses más.

Respecto a ese comportamiento, Ramírez sostuvo que la parte larga de la curva – la de mayor duración – ha sido la más afectada. Por tal motivo recomienda invertir en instrumentos de renta fija a corto plazo, por ejemplo, letras de tesoro con vencimiento a 6 meses o 1 año.

Asimismo – enunció – por ahora no será atractivo invertir en bonos de mercados emergentes, debido a que inversionistas extranjeros seguirán reduciendo su participación en el mercado, a medida que el avance.

Por tal razón – recomendó – una buena alternativa de inversión sería los bonos de 'high yield', es decir, los de alto rendimiento en mercados desarrollados, ya que serían menos sensibles al movimiento de las tasas de interés.