Nueva York (Reuters).- Los rendimientos de los a largo plazo tocaron sus máximos de dos años hoy, extendiendo su avance tras registrar su peor semana en dos meses, mientras que los inversores temían los efectos en el mercado de la reducción del de la .

Los rendimientos de los títulos referenciales a 10 años han subido más de 1 punto porcentual, frente a un 1,60% a comienzos de mayo, cuando el presidente de la , , dijo que el banco central estadounidense podría desacelerar el ritmo de sus compras de bonos, lo que sorprendió a muchos inversores.

Una mejora en los se ha sumado a las expectativas de que la Fed comenzará a reducir su inyección de liquidez el próximo mes, lo que impulsó los rendimientos de los bonos a 10 años a casi un 2,90% hoy.

La siguiente imagen de resume el desenvolvimiento de dichos bonos en los últimos dos años. Púlsela para ampliarla.

Los inversores que habían apostado a un descenso en los rendimientos también tuvieron que vender esas posiciones, lo que se sumó a la debilidad en el mercado.

El rendimiento de los bonos a siete años subieron hasta el 2,29%, un máximo desde julio del 2011. Los retornos han subido desde casi un 2% hace una semana y un 1,05% a inicios de mayo.

El rendimiento de los bonos referenciales del Tesoro a 10 años subió hasta 2,90%, también el punto más alto desde julio del 2011, frente a un 2,60% hace una semana y un 1,60% a comienzos de mayo.

En tanto, el rendimiento de los bonos a 30 años trepó a un 3,91%, el nivel más alto desde agosto del 2011, desde un 3,60% hace una semana y casi un 2,80% a inicios de mayo.

Con pocos datos económicos esta semana, la atención de los inversores se centrará en la divulgación el miércoles de las minutas de la reunión de la Fed en julio. El documento se buscará señales sobre el momento en que la Reserva Federal reducirá sus compras por US$ 85.000 millones mensuales en bonos del Tesoro y activos respaldados en hipotecas.